Reelaboran el presupuesto 2002. Impulsan un fuerte ajuste burocrático