Indefinición electoral en la UCR

No habrá una postura oficial en favor de un candidato; Kirchner, sin embargo, es el favorito
(0)
2 de mayo de 2003  

La UCR resolvió anteayer impulsar dos cuestiones con las que espera reposicionarse frente a la sociedad tras los peores comicios de su historia: por un lado, promoverá la caducidad de las afiliaciones y, por otra parte, no tomar partido por ninguno de los candidatos -Carlos Menem y Néstor Kirchner- que disputarán la presidencia el próximo 18.

Aunque no existirá una postura oficial para el ballottage, es unánime el rechazo hacia la figura del ex mandatario. De hecho, Angel Rozas, jefe partidario, dijo ayer que si bien la UCR declaró la libertad de acción de sus afiliados para la segunda vuelta "quedó absolutamente claro el rechazo categórico a Menem", aunque "tampoco hay una decisión de acompañar institucionalmente a Kirchner". "La UCR volverá a retomar su rol fuertemente opositor, vamos a dar libertad de acción a los afiliados y desde luego no vamos a hacer ningún acuerdo preelectoral", agregó Rozas.

El ex candidato presidencial Leopoldo Moreau, por su parte, anticipó que acatará la decisión del comité, pero aclaró que usará esa decisión "para votar en contra de Menem". A su vez, Moreau consideró que Menem "representa un modelo antiproductivo, con propuestas autoritarias, que nos puede hacer perder la paz social y la democracia", y advirtió que "con Menem el país será absolutamente ingobernable".

Uno de los siete gobernadores radicales, Roberto Iglesias (M0endoza) criticó la actitud de Moreau. "Nuestro candidato, que tendría que hacerle un profundo favor a nuestro partido y quedarse callado, ya dio un primer esbozo de dónde nos vamos a ubicar. Fue él quien hizo este acuerdo nefasto con el duhaldismo. Hay que ser oposición, trabajar desde las coincidencias y marcar claramente las disidencias. Igual que la mayoría de los radicales, detesto un acuerdo programático con alguno de los dos candidatos, aunque creo que la gente debería ir a votar. No podemos dar libertad de acción porque ningún partido tiene atado a nadie, y menos el radicalismo. En lo personal, creo que la UCR se ha opuesto siempre a Menem, pero con Kirchner no sabemos bien qué nos va a ofrecer...en el sentido de las propuestas que le dará a la ciudadanía", dijo a LA NACION (de lo que se informa por separado).

Reunión inexistente

A pesar de las versiones surgidas en las usinas de Kirchner que se referían a una eventual reunión del candidato presidencial con el foro de intendentes radicales durante la que el postulante recibiría el apoyo del foro que agrupa a más de 600 jefes comunales, esto fue desmentido.

Jaime Linares, intendente de Bahía Blanca, negó ante LA NACION la existencia de ese encuentro y sostuvo: "Me parece raro que por hacer antimenemismo haya que apoyar a alguien que nadie conoce y nos puede traer sorpresas desagradables".

Según supo LA NACION, el único intendente que se reunió con Kirchner fue Horacio Quiroga, de Neuquén. El titular del foro de intendentes de la UCR, Pedro Morini (San Guillermo, Santa Fe), dijo que en la reunión "sólo se trataron asuntos de la provincia".

El titular del bloque de diputados nacionales de la UCR, Horacio Pernasetti, explicó que la UCR decidió impulsar después de la segunda vuelta la caducidad de las afiliaciones "para renovar la dirigencia partidaria tras la derrota sufrida en las últimas elecciones". Durante el encuentro de la mesa ejecutiva del comité nacional participaron, además de Rozas y del jefe de bloque de senadores, Carlos Maestro, el vicepresidente del partido, Pablo Verani; el vicepresidente segundo Alfredo Scheij; el titular del bloque de diputados radicales Pernasetti, y los diputados Mario Capello, Miguel Mastrogiácomo y Juan Pablo Baylac, entre otros. No estuvo Moreau.

Maestro dijo que no se habló del pedido del gobernador de Catamarca, Oscar Castillo, que solicitó que Moreau y Alfonsín dieran un paso al costado.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.