Indignación y escepticismo en Israel por el acuerdo con Irán

Diplomáticos, intelectuales y dirigentes coincidieron en su rechazo al memorándum del Gobierno con Teherán; defendieron el vínculo de Israel con la comunidad en el país
Jana Beris
(0)
18 de febrero de 2013  

JERUSALÉN.– Desde la publicación, hace pocas semanas, del acuerdo entre la Argentina e Irán para crear la Comisión de la Verdad en relación con el atentado contra la AMIA, el tema se sigue en Israel con una mezcla de cercano interés y gran incredulidad. Aquí, donde se conoce de cerca el rol de Teherán en el terrorismo internacional y se percibe como claramente peligroso al régimen de los ayatollahs, nadie parece creer que el acuerdo en cuestión vaya a conducir a algo positivo.

"Si ya había una investigación seria, en base a la cual fueron emitidas órdenes de arresto internacionales a varios jerarcas iraníes, ¿para qué se necesitaba el acuerdo recién firmado?", se preguntó el profesor Yehuda Blum, experto en derecho internacional. Blum, ex embajador de Israel ante las Naciones Unidas, dijo a LA NACION no tener dudas: "Está claro que este acuerdo no conducirá a nada ya que los propios iraníes han aclarado que su gente no comparecerá ante nadie, con lo cual, se sabe, de acá no sale nada nuevo".

El acuerdo y la polémica que desató en la Argentina han aparecido en diferentes medios impresos israelíes cada vez que merecieron títulos destacados en la Argentina. Días atrás, en el matutino Haaretz, se citó a la presidenta Cristina Kirchner "dando a entender" que el titular de la AMIA tenía información sobre una red de espionaje internacional que planeaba un tercer atentado.

La mayor parte de las notas publicadas en la prensa local es informativa, no de tono editorial o de opinión. Donde nadie pretende ser delicado es en los comentarios que las distintas notas suscitan y que aparecen publicados en las ediciones digitales. Allí hay críticas abiertas a las autoridades argentinas.

No menos gráfico en este sentido ha sido, en conversación con este diario, Yoram Schweitzer, experto en Hezbollah y terrorismo islámico del Centro de Estudios de Seguridad Nacional en Tel Aviv. "A muchos países no les gusta complicarse con organizaciones poderosas como Hezbollah o con países como Irán, que está detrás de ellos. Basta con ver el ejemplo de la Argentina e Irán", dijo a LA NACION.

"Ahora los argentinos hacen participar a los asesinos, a Irán, en la investigación del atentado, aunque no me parece que en la Argentina haya alguien tan ingenuo como para pensar que Irán va a revelar su involucramiento en el atentado. Hay de fondo otra cosa." Al pedírsele detalles sobre lo que estaba pensando, respondió: "Sea como sea, me hace acordar a Don Corleone..., se le llama a actuar como una especie de árbitro entre las camarillas de la mafia en Sicilia", ironizó.

Uno de los puntos que más polémica despertaron en Israel –además de la falta de confianza en Irán– fueron los comentarios del canciller Héctor Timerman tras el llamado de la cancillería israelí al embajador argentino Claudio García. Timerman había señalado que Israel no tiene por qué intervenir en relación a un atentado en suelo argentino y contra ciudadanos argentinos. En la cancillería israelí ya dijeron días atrás a LA NACION que "el vínculo especial de Israel con los judíos del mundo, es bien conocido también por la Argentina".

Quien fue tajante al respecto, fue el conocido escritor y respetado intelectual A. B. Yehoshua, quien en conversación con este diario no se limitó a recalcar esa ligazón especial entre Israel y los judíos del mundo . "Sabemos que fueron Irán o Hezbollah quienes hicieron este atentado, pero no por los judíos de la Argentina sino por Israel. Así que fueron ellos quienes dejaron sentado este vínculo. Es natural, por lo tanto, que Israel intervenga", comentó. "¿Qué tiene Hezbollah o qué tiene Irán contra un judío argentino? Nada. Ellos, al poner la bomba en la AMIA, fueron los que determinaron el vínculo entre esos judíos e Israel. Entonces ¿por qué debemos ser nosotros los que evitemos ese vínculo?", afirmó el escritor.

En medio de los análisis, está el dolor de los sobrevivientes y sus familiares. Como el de Bernardo Rojman, que trabajaba en la AMIA y aquella mañana logró salvarse. Rojman, residente desde hace unos años en Israel, afirmó: "Está claro que los iraníes no van a entregar a la justicia argentina a los responsables… Y no hay que ser demasiado capacitados para darse cuenta".

Luego pasa a su sentir personal. "La verdad…, esto me produce repugnancia. No entiendo qué quiere conseguir la Presidenta con esto. Es tiempo perdido. Un macaneo. Yo creo que es para distraer al pueblo y dar a entender que están preocupados, pero, honestamente, no les creo."

Por: Jana Beris
ADEMÁS

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.