Indultan a Gorriarán Merlo y Seineldín

A sólo cinco días de dejar el poder, Duhalde tomó la decisión de conmutarles las penas; Kirchner dijo que rechaza la medida Firmará el decreto entre hoy y mañana Lo hará para contribuir a "la pacificación definitiva del país" "Hemos clausurado una etapa", destacó anoche el jefe del Estado
(0)
20 de mayo de 2003  

A cinco días de retirarse del mando, Eduardo Duhalde tomó una decisión que signará definitivamente su paso por la presidencia de la Nación: entre hoy y mañana firmará un decreto por el cual concederá el indulto al ex jefe de Movimiento Todos por la Patria (MTP) Enrique Gorriarán Merlo y al ex coronel carapintada Mohamed Alí Seineldín, ambos condenados con la pena de reclusión perpetua por haber violado la ley de defensa de la democracia en 1989 y 1990, respectivamente.

"Creo que hemos clausurado una etapa. Ya no existe en la Argentina esa política de armas en mano y enfrentamientos, eso es historia pasada. Creo que debemos clausurar la etapa de esta forma y por eso he tomado esa determinación", dijo Duhalde ayer, a modo de explicación de la medida.

"El Presidente tiene la voluntad de hacerlo, ya tomó la determinación, pero antes quiere cerciorarse de los argumentos legales que corresponden para cada caso. Se analiza si se les dará indulto o si sólo se conmutarán sus penas", ratificó a LA NACION el vocero presidencial Luis Verdi.

"La decisión ya está tomada. Duhalde tiene definidas intenciones de hacerlo antes de irse y se está trabajando para eso", terminó de confirmar un ministro de importante gravitación.

Los indultos o las conmutaciones despertarán no pocas controversias por las características de los delitos que se les imputó a los reclusos. Incluso el jefe de Estado electo, Néstor Kirchner, manifestó ayer desde Santa Cruz su desconcierto ante la medida por adoptar y dijo que Duhalde no lo consultó antes. "No sé nada, no tengo la menor idea. Ustedes saben que si en un momento tuve una postura respecto de este tipo de indultos no veo por qué cambiarla ahora", afirmó.

Y agregó: "Cuando en 1991 se produjeron indultos por el ex presidente Menem, yo como muchísimos argentinos no estuvimos de acuerdo".

Entendió, además, que Duhalde no tiene motivos para evitarle costos políticos: "Yo no llego al gobierno para ver de qué manera puedo evitar estos costos", dijo, y destacó que la medida no lo compromete "en absoluto" porque "cada presidente toma las medidas que cree que debe de tomar".

Enrique Gorriarán Merlo, de 62 años, fue condenado a reclusión perpetua por el copamiento del regimiento militar de La Tablada durante la gestión del ex presidente Raúl Alfonsín.

Está detenido en la cárcel de Devoto, donde cumple su reclusión por haber dirigido la toma del cuartel de esa localidad, que dejó un saldo de 39 muertos -28 insubordinados y 11 policías y militares-, el 23 y el 24 enero de 1989. Desde hace 15 días cumple su tercera huelga de hambre en reclamo de su liberación y la de dos de sus compañeros.

Mohamed Alí Seineldín, de 68 años, fue condenado por el levantamiento carapintada del 3 de diciembre de 1990, dos días antes de la visita que haría al país el entonces presidente de los Estados Unidos, George Bush (padre). En su alegato, Seineldín, que fue juzgado también por un tribunal militar, se hizo responsable del alzamiento.

Si bien ayer manifestó su intención de liberarlos, el Presidente calificó a ambos como "dos hombres que se equivocaron en el pasado".

Los familiares de Gorriarán Merlo y de Seineldín presentaron en los últimos días sendos pedidos de indulto a Duhalde, y ahora aguardan con ansiedad que el decreto sea publicado en el Boletín Oficial y entre en vigor.

El Presidente ya instruyó a los ministros de Justicia, Seguridad y Derechos Humanos, Juan José Alvarez, y de Defensa, Horacio Jaunarena, para que colaboren con la Secretaría Legal y Técnica en la elaboración del decreto que tiene previsto rubricar hoy mismo, si es que se finaliza su redacción.

Con premura

La intención de Duhalde es resolver con premura el tema. Hoy habrá una reunión entre los titulares de las tres carteras para terminar de darle forma al decreto, que llegaría a manos del jefe del Estado por la tarde.

El argumento por el cual se otorgará el indulto sería para contribuir "a la pacificación definitiva del país".

Por la tarde, Duhalde había afirmado a sus colaboradores que la "medida sería algo excepcional, que puede llevar a cerrar un capítulo de enfrentamientos entre los argentinos".

Según sus allegados, Duhalde considera que "sólo ahora están dadas las condiciones sociales para tomar una medida así". "No lo podíamos hacer al comienzo de la gestión porque había un clima de fragilidad institucional supremo", dijo una fuente oficial.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.