Informe de los corresponsales en Salta, Santa Fe, Mendoza, Buenos Aires, San Juan y Córdoba

Los periodistas de LA NACION describen la situación en las provincias
(0)
13 de diciembre de 2001  • 15:09

En Salta

El corresponsal de LA NACION, Carlos Pastrana, informó que el mayor porcentaje de adhesión al paro se mostró en los ámbitos estatales, mientras que la actividad privada se desarrolla con relativa normalidad.

El paro de ómnibus fue total, pero el transporte se vio reemplazado por un servicio que los salteños denominan boleteada, es decir, cuando los taxis o remises cobran el mismo costo que el boleto de colectivo para trasladar a los pasajeros a sus lugares de trabajo; no se registran disturbios.

En los hospitales sólo hay guardias y la actividad financiera, salvo el Banco Nación que no abrió sus puertas, se desarrolla con normalidad.

En Santa Fe

La jornada de paro se cumple con una alta adhesión. Desde el sector sindical se estima que es de un 90 por ciento.

Hubo manifestaciones de la CGT y distintas agrupaciones que se adhirieron en las movilizaciones.

En Rosario, un gremialista de canillitas fue herido de arma de fuego por un trabajador del sector que se prestaba a retirar diarios de una distribuidora cuando los sindicalistas se oponían.

El corresponsal de LA NACION, Enrique Bordón, señaló que no se registraron incidentes mayores. En las 313 localidades las actividades estaban restringidas. Se estima que la adhesión del comercio será importante. Los bancos privados abrieron a media mañana.

En Mendoza

Sergio Demaría, corresponsal de LA NACION, dijo que hay un gran acatamiento. Las calles están desoladas porque además del cierre de los comercios céntricos se grega la escasísima presencia de transeúntes. La clave para este nivel de adhesión ha sido la paralización total del transporte público de pasajeros.

Un incidente entre la corresponsal del Canal 26 y el hijo del Secretario General de la CGT disidente en Mendoza. El joven habría agredido a la periodista, según consta en la denuncia hecha por la reportera a la policía. Por eso quedó detenido, a disposición de la justicia.

Fuera de este hecho no hubo mayores incidentes.

En Buenos Aires

No hay transporte público, pocos taxis y pocos autos particulares circulando por el centro, señala Pablo Morosi, corresponsal en La Plata. Muy pocos comerciantes levantaron sus ventanas. La Justicia está paralizada, las escuelas con alguna actividad porque en las anteriores huelgas hubo descuento para los docentes.

A la mañana hubo un ataque a un cajero del Banco Nación, con disparos de arma incluidos. Además, en varios lugares del conurbano como el Puente Pueyrredón, Puente la Noria y la Autopista Ricchieri, hay cortes de ruta.

En Mar del Plata, cuatro micros fueron apedreados y hubo un ataque con bombas molotov a un cajero del Bancos Francés.

En Córdoba

Juan Carlos Vaca, corresponsal de LA NACION, informó que fue muy elevada la adhesión al paro nacional y que el mayor acatamiento se registró en las dependencias estatales, de orden nacional, provincial y municipal.

Hubo ataques con piedras a sucursales del Banco Galicia y Francés y a los locales del diario local “La mañana” y del porteño “Ámbito Financiero”

En San Francisco, a 200 kilómetros de la capital, un grupo de manifestantes quemó neumáticos en la puerta de la vivienda de la madre del ministro de Economía Domingo Cavallo.

En San Juan

Juan Carlos Poblete, corresponsal en San Juan de LA NACION, señaló que hubo algunos incidentes como una amenaza de bomba en el ministerio de Salud de la provincia. Por otra parte, el gobernador Alfredo Avelín concurrió a la inauguración de una sucursal bancaria en el departamento de Rawson, allí lo esperaban maestros provinciales y una persona intentó agredirlo con un puñetazo.

El comercio abrió sus puertas pero casi nadie acudió por la huelga del transporte público de pasajeros. La administración pública paró casi en su totalidad.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.