Inicia hoy Ruckauf una misión clave

Entregará a Bush una "carta de Duhalde descarnadamente descriptiva de la situación"; se reunirá con Paul O´Neill, Colin Powell, Condoleezza Rice y Bob Zoellick Explicará a la cúpula de la administración Bush que "el país cumplirá con las reglas del juego" De su persuasión dependerá, en parte, el respaldo que se pretende
Jorge Rosales
(0)
28 de enero de 2002  

WASHINGTON.- Apenas puso un pie en esta ciudad, el canciller Carlos Ruckauf dejó bien en claro que no vino a discutir el futuro programa económico con el gobierno de Estados Unidos, sino que el objetivo central de su gira es explicar descarnadamente la gravedad de la crisis y destacar que no habrá un trato discriminatorio para los inversores externos afectados por la devaluación y la debacle económica.

"No vengo a hablar de economía. Trabajaré como mensajero del área económica y del ministro Remes Lenicov en todos los temas que el Tesoro quiere saber. Voy a hablar de política exterior", dijo el ministro de Relaciones Exteriores en una charla con periodistas argentinos pocos minutos después de haber llegado a Washington.

Sin embargo, la agenda económica desplazó a la política cuando el secretario del Tesoro, Paul O´Neill, pidió una reunión con Ruckauf para saber de primera mano el rumbo y detalles del programa económico que elabora el Palacio de Hacienda.

El encuentro será mañana en el Tesoro y, del poder de convencimiento que transmita el canciller argentino sobre la línea política que seguirá el Gobierno para capear la crisis, dependerá en parte el respaldo que Estados Unidos decida dar a nuestro país mediante el Fondo Monetario Internacional (FMI). Ruckauf será secundado por el secretario de Relaciones Económicas, Martín Redrado, que retrasó un día su viaje a Washington para elaborar con el equipo económico las respuestas a preguntas que presentó O´Neill sobre el futuro plan.

Ruckauf precisó que con Estados Unidos "hay que discutir con mucha racionalidad, como un aliado discute con otro aliado la vía para hallar una solución que no implique tirar el dinero de los contribuyentes", es decir de

qué forma la Argentina garantizará la asistencia financiera que pueda dar el gobierno de Bush no caiga en un barril sin fondo.

"Un mecanismo lógico para eso es desembolsos sobre el cumplimiento de objetivos propuestos por nosotros que integren un plan económico sustentable. Si le debo 1000 pesos, lo que a usted le conviene es que me cure y esté en condiciones de trabajar para pagarlo. Y naturalmente tenemos que darle una garantía de que cuando me cure me voy a dedicar a trabajar para pagar y no que haré una fiesta", señaló el canciller.

Carta a Bush

"Traigo una carta del presidente Duhalde al presidente Bush de tres carillas, descarnadamente descriptiva de la situación que recibimos y donde afirmamos la necesidad de que todos los países del mundo tengan libertad política y libertad económica", dijo Ruckauf.

En esa carta Duhalde ratifica el carácter de aliada extra-OTAN de la Argentina con Estados Unidos. Esto ya había sido adelantado por Duhalde a Bush en su conversación telefónica de hace 10 días.

Aprovechando el agradable día soleado de ayer, Ruckauf salió a caminar al mediodía con su esposa, María Isabel Zapatero, por el coqueto barrio de Georgetown.

Más tarde, cuando caía la noche, se reunió en la delegación argentina con el embajador saliente, Guillermo González, y el futuro representante ante la Casa Blanca, Diego Guelar, que lo acompaña en este viaje.

"Voy a explicar la política del Gobierno, y (el titular del Palacio de Hacienda, Jorge) Remes Lenicov, cuando venga en unas dos semanas, la economía. Explicaremos que lo que estamos haciendo es en serio porque durante demasiado tiempo en las relaciones entre la Argentina y otros países ha habido palabras que ocultaban los hechos", disparó el ministro de Duhalde.

Ruckauf irá hoy, a las 11.15, a la Casa Blanca para reunirse con la titular del Consejo Nacional de Seguridad, Condoleezza Rice, y a las 14.30 se reunirá con el representante comercial, Bob Zoellick.

El plato fuerte será mañana, cuando, antes de embarcarse rumbo a Roma, se verá con O´Neill y con el secretario de Estado, Colin Powell.

"Lo que tenemos que hacer es presentar un plan sustentable dentro de la economía libre, y esto es lo que hará Remes Lenicov cuando viaje a Estados Unidos en dos semanas", dijo el ministro.

-¿Por qué hay una necesidad permanente del Gobierno de explicar que el plan económico se hará dentro de la economía libre?, preguntó LA NACION.

-Es una respuesta lógica a las medidas dirigistas en ejecución. Recibimos una situación muy dirigista. El gobierno de De la Rúa congeló el sistema bancario y tomó medidas de control de cambios. Diremos que Duhalde ha consolidado un poder parlamentario, va a tener presupuesto nacional y tomará las medidas necesarias para acabar con el control de cambios, respondió Ruckauf.

El canciller destacó que el tema central de Duhalde "es que tiene en claro lo mal que estamos. Y un enfermo sólo se cura cuando sabe que está enfermo. Nunca le he escuchado decir que estamos bien".

Ruckauf dijo ayer que su objetivo es "despejar incógnitas en materia política, porque tanto en Estados Unidos como en Italia y España hay una visión dirigista, que no es la postura del gobierno de Duhalde. Haremos hincapié en nuestra realidad actual, que no es un país envuelto en conflictos sociales todos los días, aunque los tengamos".

Pedido por el turismo

El canciller pedirá a su par norteamericano que se le cambie al país la calificación de "travel warner" (alerta para el turismo), porque no hay riesgos para viajar a la Argentina.

"El objetivo es explicar que la Argentina será un país que cumpla con todas las reglas de juego y que la nueva relación cambiaria favorece a la inversión, y que el turismo es uno de los factores donde más rápidamente se puede reaccionar."

Ante Zoellick, poderoso titular del USTR, el canciller dirá que a nuestro país le "interesa la integración americana y, dentro de ella, tanto el ALCA (Area de Libre Comercio de las Américas) como el Mercosur. Nuestra visión es que no son incompatibles, sino complementarias", explicó Ruckauf.

Expresó que el tema de la seguridad es uno de los más difíciles de revertir. "Hay que trabajar para revertir lo más difícil, que son las imágenes de los hechos que han ocurrido en el país, que hay que remarcar que son aislados y no generalizados. Y que no hay ataques al turismo internacional. La discusión no es xenofóbica, sino fundamentalmente centrada en la clase dirigente y en el sistema bancario."

Una de las cuestiones que se plantean en estos días es si las empresas y los ciudadanos extranjeros con inversiones en la Argentina recibirán el mismo tratamiento que las nacionales frente a la devaluación y pesificación.

"No vamos a hacer una actitud discriminatoria, sino que por el contrario vamos a respetar las inversiones en nuestro país, y la semana próxima comenzarán reuniones entre el Ministerio de Economía e inversores locales", precisó.

Agenda

Lunes:

11.15 Reunión en la Casa Blanca con la titular del Consejo Nacional de Seguridad, Condoleezza Rice.

12.30 Almuerzo en la embajada argentina con funcionarios del Departamento de Estado, USTR y otras agencias de la administración Bush.

14.00 Reunión con el representante del comercio, Bob Zoellick.

Martes:

10.30 Reunión con el secretario del Tesoro, Paul O´Neill.

12.45 Reunión con el secretario de Estado, Colin Powell.

Protagonistas

Colin Powell

  • Secretario de Estado de los Estados Unidos. Se caracteriza por posturas moderadas y propensas al diálogo.
  • Condoleezza Rice

  • Titular del Consejo Nacional de Seguridad. Republicana, es una las voces más escuchadas por Bush.
  • Paul O´Neill

  • Secretario del Tesoro. Sostuvo posiciones contrarias a los paquetes de ayuda financiera a países como la Argentina.
  • Temas

  • Hoy
  • Con Condoleezza Rice

    Revertir la imagen de inseguridad de la Argentina.

    Con Bob Zoellick

    Reafirmar que el país no se aislará del mundo.

  • Mañana
  • Con Paul O´Neill

    Apoyo al libre mercado.

    Con Colin Powell

    Solicitar que se levante el “travel warner”.

    ADEMÁS
    Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

    Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?