Inquieta a oficiales el alineamiento de Milani con Cristina

Muchos mandos jóvenes rechazan la identificación con el Gobierno
Mariano De Vedia
(0)
23 de diciembre de 2013  

El firme alineamiento del Ejército al "proyecto nacional y popular" que el jefe de esa fuerza, teniente general César Milani, le prometió a la Presidenta no es unánime en las filas castrenses.

Fuentes militares advirtieron que en el Ejército empieza a hacerse visible una grieta generacional marcada por oficiales superiores que le garantizan "lealtad y compromiso" al polémico hombre fuerte del aparato de inteligencia militar y una línea de coroneles más jóvenes que no quieren prestarse al juego de la "identificación automática" con el Gobierno. "El propio kirchnerismo terminó con el concepto de obediencia debida. Ahora es más difícil que un oficial hipoteque su futuro para hacer cualquier cosa que le pidan", reflexionó una fuente castrense en relación con las sospechas planteadas tras las denuncias de espionaje e inteligencia militar.

El quiebre se ubica en la línea de oficiales que llevan uno o dos años de coroneles y que tienen aún unos cinco años por delante para llegar a generales. Y quedó marcado en el malestar que produjeron el alineamiento con el Gobierno y la polémica entrevista de Milani con la presidenta de las Madres de Plaza de Mayo, Hebe de Bonafini, con quien el jefe del Ejército mostró singulares coincidencias.

Tampoco entre los generales cayó bien que el jefe militar posara vestido de uniforme en la tapa de la revista de las Madres ni que tuviera un "trato privilegiado" con el poder. Pero el jefe del Ejército delineó pacientemente en los últimos años la composición del elenco de generales, a través de una política selectiva de promociones y retiros, lo que le garantiza lealtad y compromiso entre quienes tienen a su cargo los puestos de comandos, direcciones y jefaturas de las distintas unidades.

El decreto presidencial que rubricó el ascenso de Milani aprobó también la promoción de veinte coroneles al grado de general, lo que llevó a 55 el número de oficiales de alta jerarquía. Es una cantidad similar a la que existía en tiempos del Proceso, cuando la tropa llegaba a 35.000 soldados, y considerada desmedida ante los 17.000 soldados de la actualidad. Fuentes castrenses, al respecto, anticiparon que con la inminente definición de la cadena de mandos, que asignará los nuevos destinos y funciones, muchos pasarán a retiro.

Entre los colaboradores más cercanos a Milani están los flamantes generales de división Rubén Oscar Ferrari, subjefe de la fuerza; Victorio Ramón Paoli, comandante de Adiestramiento y Alistamiento (el principal puesto de comando en el Ejército); Claudio Sergio Montero, inspector general de la fuerza, y Ricardo Luis Cundom, comandante operacional del Estado Mayor Conjunto. Los tres primeros se formaron en el arma de Ingenieros, igual que Milani, quien luego se dedicó a la especialidad de inteligencia. Cundom es de infantería.

El área de inteligencia es la que más ha crecido en términos presupuestarios. Maneja 410 millones de pesos anuales, a los que se suman refuerzos extras, como buena parte de los 1325 millones de pesos otorgados en noviembre pasado al Ejército para financiar tareas relacionadas con la inteligencia y la seguridad interior.

Influencia creciente

El jefe del Ejército extendió su influencia al resto de las fuerzas, especialmente al Estado Mayor Conjunto, cuyo jefe, el general de división Luis María Carena, fue subordinado suyo. Allí le responden otros oficiales que pasaron por Inteligencia, como el general de brigada Sergio M. Piaggi, jefe de Planeamiento Estratégico y Político, y el coronel Luis H. Ricciardi, que conduce la Dirección Administrativa Financiera del Estado Mayor Conjunto. De hecho, muchos llaman a Ricciardi el "recaudador" de Milani, con quien trabajó en el servicio administrativo-financiero de la Dirección General de Inteligencia entre 2008 y 2011.

En la Armada, tiene vínculos y coincidencias con el secretario general naval, contralmirante Pedro Leonardo Bassi, y el director general de Inteligencia, contralmirante Manuel Guillermo Tomé. La sintonía de Milani con la Fuerza Aérea pasa por el subjefe, brigadier mayor Rodolfo Centurión, ascendido la semana pasada.

Fuentes militares recordaron que en los últimos meses Milani dispuso el retiro de varias decenas de coroneles, con lo que despejó el camino para formar una "oficialidad leal", con vistas a los próximos años. El jefe militar no evitaría, sin embargo, el descontento de muchos coroneles y tenientes coroneles que no quieren verse involucrados en el cumplimiento de órdenes para tareas vedadas para las Fuerzas Armadas, como el espionaje y la inteligencia interior.

Ello se refleja en la molestia que causó puertas adentro el afán de Milani por "limpiar" su imagen frente a las organizaciones de derechos humanos con el propósito de posicionarse mejor en la carrera por su ascenso.

En ese sentido, su entrevista y acercamiento con Bonafini "es peor que lo del cuadro que bajó Bendini", confió una fuente militar, al describir el descontento. Otras fuentes señalaban que habría que retroceder hasta la gestión del teniente general Martín Balza para encontrar signos de distanciamiento entre buena parte de los uniformados y su conductor en el Ejército.

En fuentes militares contrastan la situación de Milani -no imputado aún por la Justicia, pese a estar involucrado en por lo menos tres causas por violaciones de los derechos humanos en los años 70, en La Rioja y Tucumán, y una por presunto enriquecimiento- con los 1083 oficiales y suboficiales de las fuerzas armadas y de seguridad que fueron procesados desde diciembre de 2007, a los que se suman otros 443 que ya recibieron condenas.

Una alianza que abre grietas

César Milani

Jefe del Ejército

  • Identificación política

    Al asumir el cargo, comprometió a la fuerza que conduce en un alineamiento firme con el proyecto político "nacional y popular" que encarna el kirchnerismo
  • Lealtad y diferencias

    Si bien se garantizó la lealtad de los oficiales de más alto rango y los aparatos de Inteligencia, en las líneas medias esta identificación con el Gobierno genera algunas diferencias
  • Foto con Bonafini

    Causó molestia entre esos sectores medios la imagen de Milani junto a la presidenta de las Madres de Plaza de Mayo, quien lo entrevistó para la revista de su agrupación
  • Influencia creciente

    El jefe del Ejército extendió además su influencia hacia las otras fuerzas y al Estado Mayor Conjunto, de la mano del fuerte crecimiento que tuvo en los últimos tiempos el área de Inteligencia
  • MÁS LEÍDAS DE Politica

    ENVÍA TU COMENTARIO

    Ver legales

    Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

    Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

    Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.