Inquietan al sciolismo las gaffes de Kicillof

Asesores del gobernador temen por el efecto de las contradicciones del ministro
Asesores del gobernador temen por el efecto de las contradicciones del ministro
Martín Kanenguiser
(0)
31 de julio de 2015  

Cuando faltan nueve días para las PASO, las contradictorias declaraciones del ministro de Economía, Axel Kicillof , sobre la posibilidad de violar el secreto fiscal y de fijar un impuesto para los inmuebles desocupados causan preocupación entre importantes asesores de Daniel Scioli.

"Es el mejor candidato de la oposición" e "imprudente" fueron las expresiones que LA NACION recogió ayer en el equipo que acompaña al gobernador en la lucha por el sillón presidencial, en referencia a Kicillof. Una de las fuentes incluso dijo que el ministro "no es una voz autorizada para hablar en nombre de Scioli en cuestiones económicas". Otra señaló que "no se puede jugar con temas tan sensibles en un momento tan crucial políticamente".

De hecho, ayer Kicillof casi se disculpó. "La verdad es que me da lástima por la gente que se asustó, porque el ministro dijo que lo van a revisar", dijo, hablando de sí mismo en tercera persona.

Pero en el sciolismo había claras señales de enojo: "En la provincia Axel nos está haciendo parir todos los días porque no pasa un centavo más de lo que corresponde por fuera de la coparticipación, mientras el Gobierno no para de emitir dinero para financiar el déficit fiscal". Esperan al 10 de agosto, un día después de las PASO, para que en el oficialismo comience a haber "un discurso unificado y público en materia económica, sin líberos" de cara a octubre.

Y si en el campamento del candidato presidencial antes existía tranquilidad porque el ministro había aceptado su lugar en la Cámara de Diputados, ahora hay alarma por su catarata incesante de declaraciones públicas, en momentos en los que quieren brindar tranquilidad a los inversores y al sector productivo.

Por este motivo, Scioli espera que el ex ministro de Economía Miguel Peirano regrese la semana que viene de Estados Unidos, para ofrecerle ser su potencial ministro de Industria. Peirano, quien se alejó del massismo, ya dejó trascender que se sumará al equipo de Scioli, aunque existen versiones contrapuestas sobre su deseo de volver a ser ministro. Otra posibilidad es que sea titular de un futuro banco nacional de desarrollo, potenciando al actual BICE.

Pero, mientras tanto, el sciolismo está focalizado en la prioridad de corto plazo: ganar las PASO. Y por eso los asesores económicos del gobernador se espantaron al escuchar que el ministro anteayer propuso fijar un impuesto a los inmuebles desocupados -que en realidad ya existe en la ley del impuesto a las ganancias y es cobrado como tal por la AFIP en concepto de renta presunta- y también dijo que revelaría "uno por uno" a quienes pagan el impuesto a las ganancias. En particular, el ministro indicó sobre esos inmuebles: "Hay que regular desde el Estado el tema de los alquileres. No digo un alquiler máximo, pero lo decía Mariano Recalde, si un tipo tiene un inmueble desocupado y no lo ocupa, cobrémosle un impuesto". Ayer, buscó cambiar su discurso en declaraciones radiales: "Acá hay un problema porque el gobierno de (Mauricio) Macri no hizo planes de vivienda y algunos dicen que se podrían gravar los inmuebles que no se utilizan, pero hay otros que opinan que si se hace eso se va a distorsionar el mercado; pero no dije más que eso. Lo quiero desmentir porque es una taradez", su presunta predisposición a crear un impuesto.

Lo cierto es que entre una y otra declaración alguien debió aclararle al ministro que la ley del impuesto a las ganancias ya contempla en su artículo 41 que, por cualquier inmueble ocioso que un contribuyente tenga, la AFIP ya cobra un valor locativo presunto para los inmuebles "de recreo, veraneo o fines similares o los cedidos gratuitamente o a un precio no determinado", según precisó a LA NACION el tributarista César Litvin. La AFIP comenzó a cobrar hacer varios años a los grandes contribuyentes primero y luego al resto del padrón por estos departamentos desocupados.

Por lo tanto, pese a que a Kicillof le encanta regodearse con los errores comunicacionales de la oposición, ayer los nervios se generaron dentro del oficialismo por sus gaffes. Es que, más allá del tema de los alquileres, luego de que anteayer en un programa televisivo hiciera declaraciones rimbombantes sobre la posibilidad de revelar quiénes pagan ganancias, violando así el secreto fiscal, ayer tuvo que salir a pedir micrófono en una entrevista.

"Un chiste"

"Dicen que yo dije que voy a revelar el secreto fiscal porque un panelista me dijo cada vez más gente paga el impuesto a las ganancias y yo le dije que no es verdad, que sólo es un millón de personas. Y le dije: si querés, venite a mi oficina y te muestro uno por uno." Y luego aclaró: "Era un chiste, somos porteños, estamos charlando. Somos argentinos. Puedo decir eso. No quiere decir que el ministro va a revelar o perseguir a la gente que paga el impuesto". Ese "chiste" generó la necesidad de la aclaración, porque todos los contribuyentes están protegidos por el secreto fiscal, salvo muy contadas excepciones detalladas en el artículo 101 de la ley de procedimiento tributario.

Las piruetas del ministro

DECLARÓ...

"Hay que regular el tema de los alquileres... Si un tipo tiene un inmueble desocupado, cobrémosle un impuesto"

...ACLARÓ

"Algunos dicen que se podrían gravar los inmuebles, otros que así se distorsiona el mercado; no dije más que eso"

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.