Inquieto, el Gobierno apura negociaciones