Inquietud de la Iglesia por el impacto del fallo de la Corte de EE. UU.

Pidió a los dirigentes que haya unidad y responsabilidad en la negociación
(0)
25 de junio de 2014  

Ante el reclamo de los holdouts al gobierno argentino, la Iglesia cuestionó ayer la especulación financiera, que "debilita las relaciones y posterga el desarrollo de los pueblos", y pidió ayer a toda la dirigencia del país "una actitud madura de unidad y responsabilidad" frente a la "justa negociación" iniciada para resolver el problema de la deuda externa.

"Hemos seguido con atención y preocupación pastoral la situación creada por la deuda externa y sus posibles consecuencias para nuestro país y la vida de nuestra gente, especialmente de nuestros hermanos más vulnerables, tras el reciente fallo de la Corte Suprema de Justicia de los Estados Unidos", señaló en un comunicado la comisión ejecutiva del Episcopado, que preside el arzobispo de Santa Fe, monseñor José María Arancedo.

El pronunciamiento fue interpretado como un llamado a acompañar la posición del Gobierno en las negociaciones, en el nuevo contexto de acercamiento entre la Iglesia y la presidenta Cristina Kirchner, que han dejado atrás el período de enfrentamiento luego de la elección del papa Francisco.

Para la Iglesia, la situación planteada en torno de la deuda con los bonistas "reclama con urgencia de toda la dirigencia una actitud madura de unidad y responsabilidad para responder, en una justa negociación, a la situación generada".

Los obispos citan el pensamiento del papa Francisco, que en su exhortación apostólica Evangelii Gaudium señaló que "la cuestión económica es un tema central en la vida de los pueblos, pero siempre debe estar al servicio del bien común, del crecimiento integral de la persona humana y en el marco de la justicia".

Añaden que "el orden económico no es independiente del orden social, ambos pertenecen al mundo de la ética y tienen en el hombre su sentido y referencia. Por ello, la economía centrada sólo en la especulación financiera debilita las relaciones, posterga el desarrollo de los pueblos y compromete la equidad del orden internacional".

El Episcopado consideró que el país vive "momentos en los que, más allá de la justa diversidad de pertenencias políticas, la sociedad necesita y espera actitudes y compromisos que expresen la conciencia de ser una nación".

"El tema que nos ocupa -dicen los obispos- pertenece a la vida del Estado argentino. Confiamos en que la buena disposición y la competencia profesional de nuestros dirigentes, fuerzas políticas, empresarios, economistas, gremialistas, puedan encontrar un ámbito de diálogo y de trabajo para dar solución a la situación planteada."

Fuentes episcopales deslizaron a LA NACION que el pronunciamiento habría surgido por iniciativa del arzobispo Arancedo, quien habría visto la oportunidad para insistir en su mensaje de unidad a la dirigencia política y recordar la mirada de la Iglesia sobre una economía centrada en la persona humana.

El propio Francisco advirtió la semana última en Roma sobre la necesidad de fortalecer la ética en el mundo de las finanzas. "No podemos tolerar más que los mercados financieros gobiernen las suertes de los pueblos en vez de satisfacer sus necesidades o que unos pocos prosperen recurriendo a la especulación financiera mientras muchos padecen las consecuencias", dijo.

También el presidente de la Comisión de Pastoral Social del Episcopado, Jorge Lozano, se mostró preocupado el domingo pasado por el conflicto con los bonistas y recordó que "el capital económico debe estar orientado a generar puestos de trabajo dignos y a la producción, y no a la especulación financiera".

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.