Inseguridad y narcotráfico, ejes de la campaña en Santa Fe

Bullrich estuvo anteayer con Corral para apuntalar su campaña
Bullrich estuvo anteayer con Corral para apuntalar su campaña Crédito: Ministerio de Seguridad
En la recta final hacia el domingo, Perotti acusa al socialismo, Bonfatti resalta los avances y Corral recibe el apoyo de la Casa Rosada
Germán de los Santos
(0)
14 de junio de 2019  

ROSARIO. - Desmarcada del escenario político nacional, sin mirar por ahora los reacomodamientos de los frentes electorales , la campaña para gobernador giró en Santa Fe alrededor de la seguridad, un problema que sigue vigente y que obligó a los tres candidatos a que pusieran el foco de sus estrategias proselitistas en la violencia que deriva del narcotráfico y el rol de la policía. La seguridad les sirvió también a los candidatos del PJ, Omar Perotti, y del Frente Progresista, Antonio Bonfatti, para alambrar y aislar la campaña santafesina de los reacomodamientos políticos a nivel nacional, que aún despiertan incertidumbre.

José Corral, postulante radical de Cambiemos, fue el único que prefirió no esconder su adhesión al gobierno nacional, con la visita de dirigentes de esa fuerza en la última semana, como Elisa Carrió y la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich , quienes apuntaron munición gruesa contra el socialismo por los problemas de seguridad.

Perotti no mencionó en toda la campaña a Cristina Kirchner ni a Alberto Fernández. "Orden y paz", fue el lema que planteó Perotti en su campaña del frente Juntos, un espacio político donde confluyeron los distintos sectores del PJ con una armonía inédita, y con el desafío que en los comicios generales del domingo puedan conservar la mayoría de los 239.107 votos que obtuvo María Eugenia Bielsa, que perdió la interna con el rafaelino.

El exintendente de Rafaela priorizó en esa estrategia de campaña mostrarse como el gobernador que "conducirá a la policía", pero no profundizó hasta ahora en los mecanismos de seguridad para combatir las nuevas formas de narcocriminalidad, que llevaron a que en Rosario subieran los índices de homicidios hasta alcanzar los 1300 asesinatos en los últimos cinco años.

Perotti se manejó cómodo en esa agenda, que agitó desde su primer candidatura en 2011, cuando aparecía en un spot publicitario tirando de un manotazo una montaña de polvo blanco que simulaba ser cocaína. El candidato peronista afirmó esta semana que "sin dudas que la política de seguridad del socialismo es un fracaso".

Bonfatti, quien fue gobernador entre 2011 y 2015, en el pico de la violencia de Rosario, tuvo que poner a la seguridad, como sus competidores, en el centro de su campaña, pero con otro enfoque que apuntó a exponer que durante las gestiones socialistas "desarticularon" los principales grupos narcocriminales, como Los Monos, los Funes y Caminos, entre otros, y que se creó una estructura del Estado, como el Ministerio de Seguridad, para combatir la inseguridad.

El exgobernador, quien fue a nivel individual el candidato más votado en la PASO al obtener 510.445 votos, nunca se sintió cómodo hablando del tema de seguridad, el punto débil del socialismo, aunque intentó compensar ese déficit al machacar el hecho "inédito" de que en Santa Fe se hayan construido cinco hospitales nuevos, y la importancia de los programas sociales, como el Plan Abre y Nueva Oportunidad, destinados a los territorios marcados por la violencia.

Desde el inicio de la campaña en febrero pasado, Corral tenía claro que la seguridad iba a atravesar su debut como candidato a gobernador por Cambiemos, en una coyuntura económica complicada, con la imagen de Mauricio Macri en caída en Santa Fe. En el último tramo de la campaña afianzó ese enfoque al plantear una propuesta de que desembarquen 4000 efectivos federales en Santa Fe y que ese gasto sea descontado de la deuda que la Nación mantiene con la provincia -unos $100.000 millones-, por el fallo de la Corte Suprema de 2015.

Corral, quien obtuvo 322.985 votos en la PASO y quedó en tercer lugar con el 20%, arrancó con un bajo nivel de conocimiento en la provincia y ahora ese sector político aspira a evitar que haya una polarización entre el PJ y el socialismo, sobre todo de cara al futuro en el que Corral quedará como el hombre fuerte del radicalismo, del cual una parte permanece en el Frente Progresista.

ADEMÁS

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.