Insiste el ex director de la planta en que fue un atentado