Insisten en que puede haber una sorpresa en la Cancillería

Especulan con la idea de que Lavagna sería doble ministro
Jorge Elías
(0)
20 de mayo de 2003  

Sorpresas te da la vida: el inminente canciller del próximo gobierno, según confió a LA NACION una fuente cercana a Néstor Kirchner, podría ser un "tapado". O, acaso, un segundo que ejercería como primero. Veremos.

En tanto imperen el silencio y las especulaciones, una de las hipótesis que se han manejado es la virtual confirmación de Martín Redrado como secretario de Relaciones Exteriores de la Cancillería (vicecanciller, en la práctica), de modo que Roberto Lavagna, ministro de Economía, asuma, también, el cargo de canciller.

En ello obra la posibilidad de que Lavagna, como trascendió durante la campaña, pase a ser canciller desde diciembre. Sujeta al resultado de su gestión en la cartera más urgente: Economía. Sujeta, asimismo, al resultado en sí: si es bueno, ¿por qué ocuparía otro cargo dentro del mismo gobierno?; si no es bueno, ídem.

Todo dependería, en principio, de los tres meses entre la asunción y el primer vencimiento del Fondo Monetario, más allá de que haya recibido señales alentadoras. Redrado, a su vez, podría ser canciller por sí mismo.

De la danza de nombres sobre el futuro canciller (descartados a sí mismos con tal de "no quemarse" o "autocandidatearse") han surgido especulaciones, en medio del silencio, sobre el perfil que Kirchner pretendería imprimir en el exterior en momentos en los cuales su identidad política, más allá de provenir del peronismo, representa una incógnita. En especial, para los factores de poder. Sólo sospechan una inclinación hacia la izquierda.

Uno tras otro, Redrado, Juan Pablo Lohlé (el más nombrado), José Octavio Bordón y Jorge Taiana (secretario de Derechos Humanos de la provincia de Buenos Aires) han dicho a LA NACION: "No me han ofrecido nada". Todos, sin embargo, han convenido en que la mera aceptación de un guiño de Kirchner podría ser interpretada como una presión innecesaria y, en lo personal, nociva.

Siguen los nombres

En la lista figuran, también, Abel Posse, Archibaldo Lanús, Emilio Cárdenas y, último momento, Rafael Bielsa, hasta ayer más cerca del Ministerio de Justicia que de la Cancillería. Figuran otros: el embajador en la OEA, Rodolfo Gil, posible embajador en los Estados Unidos; Jorge Vázquez, posible embajador en las Naciones Unidas, y Lohlé, si no es canciller, posible embajador en Brasil.

El esquema Lavagna-Redrado, confirmado a LA NACION por fuentes distintas del entorno de Kirchner, guarda relación con la mención de Bordón entre los posibles "candidatos" a canciller.

Redrado y Lavagna mantienen contactos fluidos sobre temas vinculados con comercio exterior; Bordón es asesor ad-honórem del Ministerio de Economía (de Lavagna, en definitiva, con el cual mantiene buena relación desde que fue candidato presidencial, en 1995).

Razón por la cual, en medio de corrillos frenéticos en los cuales suben y bajan nombres como patos de tiro al blanco en un parque de diversiones, una de las fuentes deslizó una infidencia: Lavagna habría propuesto a Kirchner que el candidato sea Bordón. Pero, a la vez, no cerraría la inclusión de Redrado, salvo que conserve su actual cargo. Ni, menos aún, la inclusión de Lohlé, ex embajador en España y en la Organización de Estados Americanos (OEA), el más cercano a Kirchner en la campaña.

Las especulaciones tocaron tierra con la comitiva que acompañó a Kirchner en las audiencias con Lula, en Brasil, y con Ricardo Lagos, en Chile. En ellas estuvo Lavagna, el único ministro confirmado.

Del rollo surge una necesidad: definir ante ojos extraños, y propios, el perfil de la política exterior. Que, en los papeles, tendrá influencia de Lula, manifiesta tanto en la decisión de Eduardo Duhalde de cambiar la abstención por la condena a Cuba en la Comisión de Derechos Humanos de las Naciones Unidas, en Ginebra, por pedido de Kirchner, como en los apresurados saludos en los cuales "Brasil ve en la alianza estratégica con la Argentina la prioridad de su política externa".

Más allá, el silencio, y las especulaciones, no hace más que alimentar la incógnita. Que va más allá de un nombre. O de una sorpresa.

Cancilleres en danza

Martín Redrado

  • El vicecanciller podría ser canciller o podría ser confirmado en el cargo si, a tono con rumores, Lavagna asume dos carteras.
  • Jorge Taiana

  • El secretario bonaerense de Derechos Humanos manifestó, en su momento, su interés en colaborar desde la Cancillería.
  • José Octavio Bordón

  • El ex candidato presidencial habría sido propuesto por Lavagna, pero, como todos, dijo: "No me han ofrecido nada".
  • ADEMÁS

    MÁS LEÍDAS DE Politica

    Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

    Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.