Suscriptor digital

Insultos de un intendente de Misiones al Presidente

(0)
22 de marzo de 2000  

POSADAS.- El intendente de una de las principales ciudades de esta provincia afirmó, suelto de cuerpo, que el presidente Fernando de la Rúa es "gay, patotero y sirvergüenza".

Quien así se manifestó acerca del jefe del Estado se llama Héctor Carballo, tiene 46 años, hoy es activo militante justicialista -previamente perteneció a la UCR- y desde el 10 de diciembre de 1999 se desempeña como jefe de la comuna de San Vicente.

Desde esa fecha, la gente que vive en la pujante población de 45.000 habitantes (la cuarta en el distrito), situada en la zona centro, 220 kilómetros al norte de Posadas, soporta los desplantes de Carballo, ex asesor del gobierno provincial y también propietario de una emisora donde dice cualquier cosa de cualquier vecino, sea cura, maestro, diputado, empresario o policía.

Los agravios carecen de límite cuando ataca a opositores. Tampoco respeta a las mujeres ni a sus propios compañeros del partido oficial.

En San Vicente hay temor porque el intendente hace lo que quiere. Está enfrentado con todos los ediles desde que dispuso unilateralmente el aumento de su sueldo de 800 a 3400 pesos sin autorización del Consejo Deliberante. Pero impide que los concejales cobren lo suyo, porque "no trabajan", afirma, y a varios los amenazó de muerte.

Cierra comedores comunitarios, aplica multas a automovilistas porque sí, recorre las calles escoltado por guardaespaldas de acento brasileño, supuestamente armados, y no tuvo empacho en pedir 2000 dólares a periodistas de El Territorio de Posadas para conceder un reportaje, según publicó ayer ese diario.

El pueblo misionero, fundado en 1960, donde predominan la explotación maderera, los cultivos de tabaco, yerba mate y té, hoy está dividido. En efecto: desde que asumió Carballo, algunos lo siguen apoyando, pero otros deciden enfrentarlo, como la diputada aliancista Graciela Pereyra de Montenegro, contra quien el intendente usó calificativos irreproducibles cuando impidió poner en marcha la obra de la Casa de la Cultura, con aportes nacionales.

Desde la Casa de Gobierno en Posadas, funcionarios de jerarquía como el ministro de Gobierno, Juan Carlos López, se hacen los desentendidos. Según López, "lo que pasa en San Vicente, hasta ahora, es un juego de declaraciones", mientras el subsecretario de Asuntos Municipales, Obdulio Velázquez, elude intervenir, "porque -opinó- es un conflicto local de poderes por asuntos del presupuesto..."

Las transgresiones de Carballo -que accedió al cargo por apenas 42 votos a favor, sobre un total de 15.670 sufragios- llegaron a su máxima expresión cuando el domingo último, en un canal local de cable, afirmó, demás de los improperios del comienzo de este relato, que De la Rúa defendió a "los pelados maricones que hacían q... en la Recoleta de Buenos Aires porque él pertenece a esos grupos..."

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?