Intentan la unidad sindical

(0)
24 de marzo de 2000  

El líder de la Confederación General del Trabajo (CGT) disidente, Hugo Moyano (camioneros), intentó ayer recuperar de modo pacífico la sede de la central sindical, en la calle Azopardo. No consiguió su objetivo, pero se reunió, finalmente, con su adversario interno, el titular de la CGT oficial, Rodolfo Daer (alimentación).

Ambos sectores sindicales, que se dividieron la semana última por sus discrepancias frente a la reforma laboral que impulsa el Gobierno, acercaron posiciones. Moyano y Daer rechazaron la iniciativa que está trabada en el Senado por las resistencias del bloque de senadores justicialistas (sobre lo que se informa por separado).

La CGT oficial, que conduce Daer, había respaldado la iniciativa del Poder Ejecutivo el mes último, pero anteayer cambió abruptamente de posición y pidió cambios al proyecto ante los senadores de la Comisión de Trabajo y Previsión Social.

La reunión de Daer y Moyano duró dos horas, y esto podría significar el primer paso hacia la unidad sindical. La idea, según dijo el propio jefe de la central obrera oficial, es que en el congreso gremial del 11 de mayo próximo se dirima en una votación el sucesor de la CGT, y Moyano se presentaría como candidato.

El dirigente camionero llegó a la calle Azopardo a las 11 acompañado por los dirigentes de su sector y ante la negativa de Daer de ceder la sede de la CGT al sector disidente se libraron las actas correspondientes como un acto formal y luego subieron al tercer piso a conversar.

El acercamiento quedó reflejado en el rechazo de la reforma laboral y en que el rebelde Moyano no descartó la unidad sindical si existe una conducción de la CGT que "garantice los derechos de los trabajadores". Esa posibilidad podría concretarse el 11 de mayo próximo.

MÁS LEÍDAS DE Politica

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.