Tras una larga parálisis. Intentan resolver el caos de la causa Skanska