Inversores y recuerdos, en la agenda presidencial

Será recibido por el rey y por Aznar, y visitará a familiares
(0)
24 de octubre de 2000  

MADRID.- En el preciso momento en que Fernando de la Rúa levante esta noche la copa para brindar junto al rey Juan Carlos I de España se cumplirá exactamente un año del triunfo de la Alianza que lo llevó a la Casa Rosada. Ese símbolo y no otro, quizás, es seguramente el punto de inflexión que el Presidente buscará en la visita de Estado que comienza hoy, en Madrid, para dejar atrás la crisis que zamarreó a su gobierno y ha tenido en vilo a la Argentina en el último mes.

De la Rúa llegará al otoño madrileño, que regala días soleados y noches frías a los miles de turistas que visitan la ciudad, con un mensaje contundente que busca convencer a los empresarios para que inviertan en nuestro país y ayuden, de ese modo, a poner en marcha la economía, como sucedió en la década de 1990.

Con los anuncios formulados ayer en Buenos Aires y con el espaldarazo político y económico que espera recibir a partir de hoy en este país, De la Rúa apuesta a relanzar su gobierno hacia una etapa que dé por superados los sinsabores de la crisis y otorgue un horizonte de estabilidad y confianza a su gestión.

El Presidente quiere ser claro y directo con el gobierno de José María Aznar y con los empresarios con los que se entrevistará en los cuatro días que dure la visita a Madrid, Galicia y Barcelona: transmitirá un mensaje de confianza sobre el futuro del país, dirá que en la Argentina hay seguridad jurídica, que se respetarán los contratos, que no habrá cambio de rumbo en la economía, que no habrá discriminación en la desregulación de las telecomunicaciones y que las instituciones están sólidas a pesar de la crisis que atravesó su gobierno con la renuncia del vicepresidente Carlos Alvarez.

El Gobierno pretende dejar bien en claro que comprende cabalmente que el doble discurso económico afecta la confianza y las decisiones de inversión. Por eso, De la Rúa ratificará la plena vigencia de la convertibilidad, para diferenciarse de los planteos del ex presidente Raúl Alfonsín, titular de comité nacional de la UCR, cuyas declaraciones sobre ese sistema monetario causaron estupor en ambientes empresariales.

Los españoles invirtieron en la Argentina 32.000 millones de dólares en 10 años, el equivalente al 6 % del producto bruto (PBI) de España y al 12% el PBI argentino.

Dos objetivos

En la agenda presidencial confluyen dos objetivos de interés claramente diferenciados. El primero, político y económico, se desplegará en esta ciudad y en Barcelona, y apunta a fortalecer la relación bilateral con el gobierno español y convencer a los empresarios hispanos para que sigan apostando por la Argentina.

El segundo objetivo es familiar: visitar Bueu, en Galicia, un pueblo de pescadores a orillas del Atlántico, tierra de sus abuelos que emigraron a la Argentina a principios de siglo. Es la contracara de lo que ocurre en estos días con los argentinos que llegan a la península ibérica buscando un mejor destino.

Como la visita es de Estado, De la Rúa y su esposa, Inés Pertiné, se alojarán en el Palacio de El Pardo, donde serán recibidos con honores por los reyes Juan Carlos I y Sofía, quienes los agasajarán con un almuerzo en el Palacio de la Zarzuela.

Por la tarde, el Presidente se transformará en el primer jefe de Estado que hable en la Real Academia de la Lengua. Es para De la Rúa uno de los actos de mayor relevancia, ya que se integra en un proyecto de largo aliento que impulsa el rey Juan Carlos para establecer un triángulo estratégico del idioma español entre Madrid, México y Buenos Aires, que aliente el uso del español como segunda lengua, junto con el inglés, en los contenidos de Internet.

Esta noche, De la Rúa y la comitiva serán agasajados por Juan Carlos con una cena en el Palacio Real. Se espera un mensaje de fuerte respaldo a la Argentina de parte del rey.

Con Aznar

En la reunión con Aznar, prevista para mañana, se expondrá la situación de los derechos humanos, sobre todo la actuación del juez Baltasar Garzón en los procesos que sigue aquí contra militares argentinos por los desaparecidos, y en particular sobre el pedido de extradición de Miguel Cavallo, detenido en México.

España y la Argentina respetan el principio de la territorialidad del derecho, con lo cual no hay nada que discutir, dijo una calificada fuente de la cancillería argentina. "A Garzón se le tiene la mayor consideración, pero España tiene que reconocer que ellos todavía mantienen cuestiones no resueltas en la materia", agregó.

En esa reunión, se tratará también la distensión en la crisis de Aerolíneas Argentinas, tras el acuerdo por el cual el Estado español capitalizará 650 millones de dólares y el argentino aportará 32 millones de dólares.

Antes de partir a Bueu, pasado mañana, De la Rúa desayunará con los presidentes de las cinco compañías que aportaron el 88% de las inversiones españolas en la Argentina. El Presidente, y los ministros de Economía, José Luis Machinea, y de Relaciones Exteriores, Adalberto Rodríguez Giavarini, recibirán a Rodolfo Martín Villa (Endesa), Emilio Ibarra y Francisco González (BBVA), Alfonso Cortina (Repsol YPF), César Alierta (Telefónica) y José María Amusátegui (Banco Santander Central Hispano).

En Bueu, donde se reencontrará con sus orígenes, será designado hijo dilecto de su ayuntamiento, y el último día, en Barcelona, cerrará un seminario empresarial, al que asistirán pequeñas y medianas empresas. Esa misma noche, emprenderá el regreso a Buenos Aires.

Agenda

Hoy 12 El presidente Fernando de la Rúa arribará al aeropuerto de Barajas, en Madrid.

12.30 Recepción de los reyes de España y desfile de la Guardia Real.

14.30 Almuerzo privado ofrecido por los reyes Juan Carlos I y Sofía al Presidente y su señora, Inés Pertiné.

18.30 Visita del jefe del Estado y su comitiva a la Real Academia de la Lengua.

21 Comida en el Palacio Real con los monarcas españoles.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.