Investigan a un changarín y dos patovicas por la Oncca

La Justicia los citó junto a otros 5 imputados por los subsidios irregulares
Hugo Alconada Mon
(0)
4 de octubre de 2011  

De mendigo a millonario, de productor rural a mendigo otra vez y, ahora, a acusado ante la Justicia. El changarín que figuró como supuesto dueño de un feedlot fantasma para embolsar casi un millón de pesos en subsidios de la ex Oficina Nacional de Control Comercial Agropecuario (Oncca) deberá ahora explicar ante la Justicia qué pasó y quiénes lo metieron en esa operatoria.

El juez federal subrogante Marcelo Martínez De Giorgi citó al changarín Juan Benjamín Tapia, a dos patovicas y a otros cinco imputados a indagatoria, sospechosos de cometer varias irregularidades con fondos millonarios de la Oncca, que el Gobierno disolvió a raíz del escándalo. Todos ellos deberán declarar entre el 13 y 27 de este mes, acusados de fraude en perjuicio de la administración pública y falsificación de documentos, según indicaron fuentes judiciales a LA NACION.

De Giorgi convalidó así el pedido del fiscal Carlos Cearras, quien pidió citar a Tapia para que declare qué ocurrió antes y después del 7 de septiembre de 2009, cuando se presentó en una sucursal del Banco Nación en Mar del Plata para cobrar $ 964.276 como dueño del feedlot La Pilarica, que sólo existía en papeles falsos.

Tapia deberá presentarse en Comodoro Py el jueves 13, una hora y media antes que Maximiliano Rubén Ibarra y Mirta Gladis Albarracín, otras dos personas de escasos recursos que también aparecieron como supuestos dueños de feedlots inexistentes, que aspiraban a embolsar subsidios irregulares.

Una semana después, el jueves 20, será el turno de tres veterinarios -Hernán Finnegan, Guillermo Ariel Korsunsky y Néstor Daniel Galván-, mientras que el 27 será el turno de José Ignacio Sosa y de Adolfo Rúa.

"Toto" Sosa y "Cacho" Rúa, como se los conoce en el ambiente portuario marplatense, serían los dos patovicas que levantaron a Tapia por su casa, tras prometerle un seguro de desempleo, lo llevaron a una escribanía para que firmara documentos y luego al banco, para que abriera una cuenta.

Dos meses después, la vida de Tapia volvió a acelerarse. Dos hombres se presentaron en su casa y lo llevaron otra vez al banco. Pero esa vez, para retirar el dinero del subsidio de la Oncca, que el changarín jamás tuvo entre sus manos. Sólo cobró $ 1000 que creyó parte del seguro de desempleo prometido.

Ibarra y Albarracín afrontaron situaciones similares en la misma sucursal del Banco Nación, pero en sus casos los cobros de los subsidios irregulares no llegaron a concretarse. Tras la difusión pública de lo ocurrido con Tapia, el entonces titular de la Oncca, Emilio Eyras, revocó las órdenes de pago que él mismo había autorizado.

Reembolso inesperado

El escándalo aportó, sin embargo, un fruto inesperado. Reapareció el millón de pesos birlado con la firma de Tapia. Y según el polémico presidente de la Cámara Pesquera Marplatense, Daniel Tunoni, quien lo transportó desde Buenos Aires hasta Mar del Plata para devolverlo al Banco Nación fue Fernando Villaverde, uno de los colaboradores más cercanos desde hace dos décadas del ex titular de la Oncca y luego de la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP), Ricardo Echegaray. Tanto Villaverde como Echegaray niegan cualquier relación con la operatoria irregular. Más aún, el jefe de la AFIP inició una disputa judicial con Tunoni que incluyó el envío de e-mails en los que el testigo aludió al presunto cobro de US$ 15.000 a cambio de cambiar su testimonio, tal como reveló LA NACION el mes pasado.

En Mar del Plata, mientras tanto, la investigación judicial por los presuntos cobros irregulares quedó en manos del juez federal con competencia en esa ciudad, Alejandro Castellanos, pero el expediente se desdibujó. Sólo se reactivó cuando recaló en Buenos Aires, atraído por la pesquisa que instruyen Martínez De Giorgi y Cearras.

En esa investigación, Eyras figura como imputado, aunque no fue citado a indagatoria. Su última movida fue cambiar de abogado defensor y designar a Federico Novello, un ex secretario federal en el juzgado de Jorge Urso durante los tiempos del caso Armas.

Echegaray, por el contrario, sí es investigado en la causa como supuesto dueño de otro feedlot que tampoco llegó a cobrar subsidios, pero que la Oncca se los otorgó.

MÁS LEÍDAS DE Politica

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.