Investigan más llamadas realizadas durante el último fin de semana

Hay comunicaciones que todavía no fueron analizadas, además de las que recibió Massino
(0)
28 de febrero de 2015  

¿Quién fue la última persona con la que habló por teléfono Alberto Nisman? Los investigadores todavía no lo saben. No fue el espía retirado Antonio Stiuso, al menos no desde una línea telefónica que esté a su nombre.

De acuerdo con las pruebas de la causa, Nisman intentó comunicarse con él, vía Nextel, tres veces el sábado 17 de enero, un día antes de aparecer muerto. Stiuso no lo atendió ("Tenía el volumen bajo. No lo escuché", declaró). La última llamada sí concretada a un teléfono que figura como perteneciente al ex espía fue el viernes 16. Fueron, en rigor, dos conversaciones. Una de entre 10 y 15 minutos y otra, posterior, de 3 minutos, informaron fuentes de la investigación. Se hicieron al teléfono que, según Stiuso, usaba Alberto Massino, otro ex director de la Secretaría de Inteligencia a quien la fiscal planea citar a declarar en los próximos días. Stiuso declaró que la última vez que habló con Nisman fue para Navidad.

"El sábado 17 tuvo contacto con mucha gente. Menos que el viernes, pero mucha gente. Todos fueron citados. Todavía no sabemos con quién habló último", dijo a LA NACION un funcionario que trabaja en el caso. Entre esos contactos aparecen números asignados a trabajadores del Ministerio Público Fiscal, que bien podrían ser colaboradores de la fiscalía de Nisman. En la causa ya está acreditado que el sábado habló, por ejemplo, con la secretaria letrada de la UFI-AMIA Soledad Castro, que así lo declaró en el expediente. Ella era una de las pocas personas en las que Nisman confiaba para trabajar y de las últimas que lo vieron con vida, el viernes 18.

El sábado se contactaron por teléfono, declaró ella, desde la mañana hasta las 19, y él le anunció que la iba a necesitar el domingo al mediodía para que lo ayudara a cerrar la presentación que iba a hacer el lunes ante el Congreso. El domingo, como él no la llamaba, ella le mandó un mensaje vía WhatsApp que nunca fue respondido. Hasta ahora, no se sabe de ninguna llamada hecha por Nisman el domingo de su muerte.

Más allá de este testimonio, los datos que hay hasta ahora de las comunicaciones surgen casi todos de los informes de llamadas entrantes y salientes de los teléfonos de Nisman. Pero no están los resultados completos. Además, todavía no fueron abiertos ni los teléfonos ni las computadoras, ni la iPad ni la agenda electrónica del fiscal. No se conocen los mails, mensajes de texto ni WhatsApps.

La fiscalía apuesta a que el peritaje que harán sobre todos los aparatos le dé pistas más concretas acerca de la muerte de Nisman. Se demoró a la espera de que las partes -sobre todo la querella, que encabeza la ex mujer del fiscal, Sandra Arroyo Salgado- presentaran sus puntos de pericia; es decir, sus pedidos de consultas a los expertos, que después debieron ser ordenados para remitirlos a la División Apoyo Tecnológico de la Policía Federal, explicaron los investigadores. Al parecer, ya está todo encaminado y se hará a partir del lunes.

"Lo de los teléfonos y las computadoras es muy importante. Hay que saber qué pasó en las últimas horas de Nisman", dijo Fein en una entrevista publicada esta semana por LA NACION. "Hay que abrir su agenda personal, cuyo contenido nadie conoce todavía. Apoyo Tecnológico no abrió todo esto. Todo está en la fiscalía. Sólo va a ir a Apoyo Tecnológico cuando se disponga la apertura, y se hará con testigos", anunció. La fiscal explicó no obstante que los resultados no están de inmediato.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.