Italia aconseja mirar más a Europa que a Cuba y a Venezuela

El vicecanciller italiano dio su visión sobre la Argentina Mario Baccini espera que los principales funcionarios se hagan conocer en el Viejo Continente Comentó que su país sostendrá la ayuda financiera y política
(0)
31 de mayo de 2003  

"Estoy convencido de que las soluciones políticas a los problemas de la Argentina no pasan por Cuba."

El vicecanciller italiano, Mario Baccini, fue tajante. Como representante del primer ministro Silvio Berlusconi en la ceremonia de asunción del nuevo gobierno, se había reunido algunas horas antes con el canciller Rafael Bielsa y había sido testigo en el Congreso de los aplausos para Fidel Castro.

-¿Cree que, como dijo Kirchner, quedó demostrado que la Argentina puede sobrevivir sin el FMI?

-Estoy seguro de que en el futuro la Argentina podrá ser autónoma en todos los niveles por las riquezas que tiene, pero hoy necesita de la ayuda de todos, incluido el FMI.

Durante una entrevista con LA NACION, Baccini recordó que además de los buenos deseos para la nueva administración trajo una invitación del presidente de su país, Carlo Azeglio Ciampi, para que Néstor Kirchner viaje a Italia.

-¿Qué se sabe de Kirchner en el mundo?

-No se sabe demasiado sobre él. Pero creo que su asunción y las manifestaciones populares fueron elementos positivos para transmitir la imagen de un hombre que representa el consenso popular. Será muy importante su política exterior, por eso estamos muy atentos a sus primeras medidas.

En el hall del hotel Alvear, con el embajador italiano en Buenos Aires, Roberto Nígido, a su lado, Baccini dejó en claro la visión de su gobierno.

Al último acto de transmisión de mando concurrieron la delegación norteamericana de menor rango y la cubana más importante desde 1983. ¿Cree que es una señal de lo que será el eje de la política exterior de Kirchner?, preguntó LA NACION.

"Espero que la Argentina tenga su propia política exterior, que las relaciones en el Mercosur y en América latina no condicionen a la Argentina en su relación con Europa y Estados Unidos", respondió Baccini.

-¿Cree que hay demasiada influencia de Brasil?

-No, digo sólo que las relaciones deben existir, pero la Argentina es un país que puede decir lo suyo en cualquier ocasión. Espero que no se dejen condicionar por los efectos especiales.

-¿A qué qué se refiere con los "efectos especiales"?

-A los fuegos artificiales, los efectos de los jefes de Estado latinoamericanos.

-¿Como Castro y Chávez?

-Son relaciones importantes y significativas para el proyecto latinoamericano, pero la Argentina puede desarrollar un papel de líder en política exterior. Ese es el gran desafío. Italia mira con atención esa posibilidad y, sin dudas, sostendremos cualquier iniciativa para alcanzar esos objetivos.

-Hubo dos decisiones de la gestión de Duhalde -avaladas por Kirchner- que fueron leídas como una señal de la nueva línea de política exterior: la abstención en la condena a Cuba por los derechos humanos y el rechazo al ataque de EE.UU. a Irak.

-Esa fue una posición generalizada en el mundo porque ningún pueblo ama la guerra. Estoy convencido de que las soluciones políticas a los problemas de la Argentina no pasan por Cuba.

-¿Por dónde pasan?

-Por una política de fuerte diálogo con Europa y con los Estados Unidos.

A pesar del mensaje -casi una advertencia- para la nueva administración, Baccini comenta que encontró a los argentinos "con una gran carga de esperanza y entusiasmo" y dijo que "la asunción del nuevo presidente es una señal de que el pueblo argentino quiere seguir adelante".

El vicecanciller italiano dejó una suerte de consejo para Kirchner. "Deberá asimilar bien una idea: si la Argentina no se vuelve solvente desde el punto de vista de la credibilidad -y nosotros estamos dando una mano hasta que ello ocurra- no podrá afrontar sus compromisos", enfatizó.

-¿Se refiere a un apoyo moral por parte de Italia?

-Es un apoyo concreto, porque Italia intervino con financiamientos económicos significativos. En estos días estamos pensando cómo instrumentar futuras ayudas. Estamos comprometidos en sostener económica y políticamente a la Argentina.

-¿Cuál es el período de gracia del nuevo gobierno frente al mundo?

-El Presidente y el canciller deberán viajar mucho por Europa para hacer conocer el nuevo proyecto. Una garantía es la presencia del ministro Lavagna. Es una carta especial que Kirchner puede jugar.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.