Jaunarena: "La crisis está superada"

Será el nexo entre De la Rúa y Alfonsín.
Martín Dinatale
(0)
25 de octubre de 2000  

Cuida cada una de sus palabras pero no por ello deja de emitir velados mensajes de elevado contenido político hacia el interior de la Alianza.

A menos de un día de haber asumido como secretario general de la Presidencia, José Horacio Jaunarena, adelanta que desde su cargo podrá ser "útil" para dar mayor fluidez a la relación del jefe del Estado y el titular del radicalismo, Raúl Alfonsín. También señala que la renuncia de Fernando de Santibañes a la SIDE fue una decisión "exclusiva del Presidente y no se dio por presiones de Carlos Alvarez".

Mientras admite que la designación presidencial lo tomó por sorpresa, inmediatamente adelanta que desde su cargo bregará por un claro objetivo acordado con Fernando de la Rúa: agilizar las iniciativas del Poder Ejecutivo en el Congreso.

Con el tono de un diplomático, el ex ministro de Defensa de Alfonsín y hasta la semana última diputado nacional de la UCR, expresó a La Nación que, cumplido un año del triunfo electoral de la Alianza, le hubiera gustado que la situación social fuera más desahogada y que haya bajado el desempleo.

-¿Lo sorprendió la designación, porque no se lo ve como un hombre de extrema confianza del jefe del Estado?

-Hay un dato que pasó inadvertido. Cuando De la Rúa fue elegido presidente de la UCR (en 1997) me designó como coordinador y allí funcionaba como un hombre de su confianza. Es cierto que nadie pensaba que yo iba a ir a este lugar. Muchos preveían que iba a ir a la SIDE.

-¿Cree que su designación responde a los reclamos vertidos por la UCR para que haya más hombres de ese partido en el Gobierno?

-No me consta que haya habido reclamos del partido. El Presidente hizo un análisis de la recomposición de la crisis de la Alianza por la renuncia de Alvarez. Y la jura de (Nilda) Garré, (Marcos) Makón, (Carlos) Becerra y la mía significa la integración definitiva del gabinete y la superación de la crisis. Obviamente, no puedo ignorar que soy un hombre de la UCR. Además, ninguna reflexión presidencial se produce en abstracto. Seguramente el Presidente buscó consolidar la Alianza.

-¿Qué perfil le dará al cargo de secretario general de la Presidencia?

-Aspiro a colaborar para dinamizar la actividad del Poder Ejecutivo, para que las iniciativas que andan circulando tengan pronta concreción. No sólo desde el punto de vista administrativo sino legislativo. Controlar la relación con el Congreso y tener una relación fluida con los gobernadores de la Alianza y de otros partidos. Dinamizar iniciativas que a veces quedan demoradas en el Gobierno.

Jaunarena se muestra sereno y cuida cada una de sus expresiones al momento de hablar del peso que tienen Alvarez y Alfonsín en la actividad del Gobierno y en el equilibrio de fuerzas de la Alianza. Como ex ministro de Defensa acarrea con la experiencia de lidiar en crisis políticas como fue el copamiento del Regimiento de La Tablada y el levantamiento carapintada.

"En la Alianza no sólo importan las opiniones divergentes sino las conclusiones a las que se arriba", sostiene al evaluar la repercusión política que originan los dichos del líder del Frepaso y de Alfonsín.

"Crisis superada"

-¿Cree que el último recambio en el gabinete fue el fruto de los reclamos hechos por Alvarez?

-Hacer una lectura lineal puede conducir a un error. En el caso del cambio en la SIDE hubo varios elementos extraños a la posición del ex vicepresidente. El ex jefe de la SIDE se quedó hasta que se entregaron todas las cuentas a la Justicia. Luego se sumaron otros factores (el informe de la Sigen cuestionando a Santibañes). Por ello creo que en este caso la presentación de la renuncia de Santibañes obedece a otros tiempos que no cabe duda que contribuyeron a distender tensiones en la Alianza. Pero esto pertenece a una decisión presidencial y no a una exigencia de Chacho Alvarez ni de Alfonsín.

-¿Por su cercanía a Alfonsín podría usted convertirse en el nexo de diálogo entre éste y el Presidente?

-No le pregunté exactamente eso al Presidente. Tengo un diálogo fluido con Alfonsín. Nos une un gran afecto, tenemos un diálogo muy fluido y en ese sentido creo que la relación va a ser útil. No sé si el Gobierno me pensó como nexo con Alfonsín. Quizás estaba implícito.

-¿Por el nombramiento de cuatro funcionarios cree que la Alianza ya salió de la crisis teniendo en cuenta que el Presidente habló recientemente de la presencia de un "golpismo oculto"?

-Son dos cosas distintas. Creo que la crisis en la Alianza está superada como instrumento de gobernabilidad. En este sentido la Alianza está mejor que hace veinte días. Por otro lado, hay comportamientos ajenos a la Alianza. Cuando Duhalde dice que hay un cincuenta por ciento de posibilidades de que este gobierno no termine su mandato o cuando Ruckauf dice que hay que poner los ojos en la ley de acefalía, evidentemente, se exceden los límites de la oposición razonable.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.