José María Arancedo: "La prudencia tiene que ir acompañada de un ofrecimiento"