Junín y Pergamino, entre la normalidad y el enojo