Kelly quiere vender productos a Italia

La diplomática buscará mejorar las relaciones económicas y reactivar los vínculos culturales
(0)
29 de octubre de 2000  

ROMA.- Luego de casi un año de ausencia de un embajador argentino en Italia, Elsa Kelly, diplomática de larga y prestigiosa trayectoria, presentó anteayer cartas credenciales ante el presidente italiano, Carlo Azeglio Ciampi, en el palazzo del Quirinale.

En una entrevista con La Nación , la flamante embajadora -que sucede en la sede diplomática de la Piazza dell´Esquilino a Félix Juan Borgonovo- aseguró que su prioridad será mejorar las relaciones económicas con Italia. Para hacerlo, piensa viajar a todas las regiones de la península para ver la posibilidad de venta de nuevos productos, así como otras oportunidades de vinculaciones comerciales e inversiones: "Hay que arremangarse y ver cómo se cierran los negocios", dijo.

Kelly -que fue vicecanciller en los dos primeros años del gobierno de Raúl Alfonsín, luego representante permanente ante la Unesco y diputada nacional por la UCR, entre otros cargos-dijo sentirse "más que contenta" por estar en Roma, otro gran desafío profesional. "Para mí es un gran honor -afirmó-, porque el Presidente le da una enorme importancia a la embajada argentina en Italia, y lo pensó bien. Le estoy sumamente agradecida."

Consciente de que en este difícil momento económico los recursos son limitados, la embajadora, que tiene objetivos concretos, aseguró que "lo que se pueda hacer, se va a hacer".

-Después de casi un año de ausencia de un embajador argentino en Italia, tendrá mucho trabajo, ¿cuáles serán sus prioridades?

-Hay mucho por hacer en todos los campos. La función de cada embajador es mejorar la relación bilateral, y como las relaciones políticas y culturales entre Italia y la Argentina están bien encaminadas, sin mayores inconvenientes, el tema principal será mejorar las relaciones económicas. Es decir, establecer puentes que hagan que las relaciones económicas sean redituables tanto para Italia como para la Argentina. Ahora las relaciones están frenadas, y la balanza comercial es deficitaria para la Argentina.

-¿Cuánto es?

-Suma un total de 600 millones de dólares, y está en baja en relación con otros años en lo que hace al comercio recíproco.

-¿A qué se debe?

-No tengo muchas explicaciones por ahora, pero estamos en una situación difícil, con restricciones por la propia situación económica. De todos modos, quiero averiguar qué sectores estarían interesados para facilitar una mayor venta de productos.

-Por ejemplo...

-Podemos venderle a Italia más carne, más productos agrícolas, tipo miel o aceite de oliva, o hasta puede haber posibilidades con el vino también. En la medida que vaya recorriendo todas las regiones italianas -si es posible dos al mes, una del Norte y otra del Sur-, entonces me pondré en contacto con las cámaras de comercio, de productores de las distintas actividades, y veré las posibilidades.

-Entonces, ¿lo primero será relanzar lo económico?

-El mejoramiento de la balanza comercial es un clásico. Quiero aumentar las inversiones, así como las relaciones entre las Pyme italianas y argentinas, pero en concreto. Hay que arremangarse y ver cómo se cierran los negocios. Hay que efectivizar la vinculación en lo concreto, y por eso es muy importante las visitas a las regiones. Hay protocolos, el tema jurídico-institucional está, pero ahora hay que ir a los negocios: ver qué Pyme pueden asociarse y cualquier tipo de vinculación será bienvenida. Otra cosa que se está preparando, además, es la visita del presidente Ciampi a la Argentina, en marzo próximo.

-En el plano político, sabe que en los últimos meses pasaron varias cosas en Italia, como por ejemplo el controvertido caso Olivera.

-El caso Olivera no lo planteamos como un tema político, sino que es un tema de la justicia italiana. -¿Y cuál es la posición por el juicio que se realiza aquí contra militares argentinos, entre ellos Suárez Mason, por la desaparición de ciudadanos italianos, que se encuentra en su recta final?

-La posición de nuestro gobierno es que actúe la Justicia. No politizamos el tema.

-¿Qué piensa hacer en el plano cultural?

-Las relaciones culturales son muy importantes. Al margen de nuestra participación en el festival de Venecia, y lo que hace Teresa Anchorena en el campo del arte, creo que además deberíamos propiciar el diálogo intelectual entre la Argentina e Italia.

-¿Cómo?

-Lo más importante es que intelectuales de ambos países puedan tener un conocimiento mutuo, constante, que haya vinculación entre universidades, así como encuentros entre estudiantes secundarios.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.