Kicillof presentó a su equipo, pero no anunció medidas

En su llegada al ministerio, desplazó en forma sorpresiva al secretario de Finanzas, Adrián Cosentino, y corrió de una oficina a Lorenzino
Martín Kanenguiser
(0)
23 de noviembre de 2013  

La "pax americana" en el equipo económico duró apenas 24 horas por decisión del nuevo ministro de Economía, Axel Kicillof , de desplazar al secretario de Finanzas, Adrián Cosentino, y de correr al propio ex ministro Hernán Lorenzino de la oficina que había instalado un día antes para la unidad de reestructuración de deuda que aún no se creó.

Aunque anteanoche se había anunciado la continuidad de Cosentino, ayer se publicó en el Boletín Oficial el decreto que designó en ese lugar a Pablo López, el economista que Kicillof había colocado en el directorio del Banco Central.

Todo ocurrió antes de que el ministro tomara juramento a sus colaboradores, ceremonia en la que no se conocieron medidas para frenar la fuerte caída de reservas, que esta semana totalizó US$ 983 millones. La única novedad fue la difusión del proyecto para gravar los bienes suntuarios con un impuesto de 50 por ciento,

"Hubo una pelea, algo pasó", admitieron a LA NACION cerca del nuevo ministro. En cambio, cerca de Lorenzino quisieron restarle dramatismo: "Es lógico que renuncie para que acompañe a Lorenzino en la unidad de reestructuración porque el ex ministro va a vivir en Bruselas dentro de tres meses", indicaron. Cosentino había estado anteayer en la Casa de Gobierno y les transmitió a ejecutivos del sector financiero que seguiría en su lugar. Por eso, ayer hubo algunas llamadas nerviosas desde Wall Street. "Kicillof genera preocupación y Jorge Capitanich, aunque tenga un discurso más amigable, fue el gobernador que pesificó los bonos en dólares de su provincia. La fuga de dólares se está acelerando y sería más creíble que pusieran a un ministro aggiornado", expresó un ejecutivo.

Por su parte, Lorenzino no perdió tiempo y pidió que le prepararan una oficina en el décimo piso, sobre la esquina de Hipólito Yrigoyen y Paseo Colón. Pero los arquitectos que comenzaron a trabajar por la mañana tuvieron que detenerse por la tarde, cuando llegó la orden del nuevo ministro de desalojar el lugar. "Habían empezado a poner hasta los portarretratos y los tuvieron que sacar de apuro", comentó un empleado.

Lorenzino fue confinado a un espacio que antes ocupaba la empresa Aerolíneas Argentinas sobre la calle Balcarce al 100. "Vinieron con todo", confesó un colaborador del ex ministro, que aspira a que, al menos, su pliego como embajador ante la Unión Europea sea tratado por el Senado en sesiones extraordinarias antes de fines de año.

Del lado de Kicillof lo justificaron como una estrategia lógica de buscar mayor cohesión interna, luego del triunfo logrado frente al ex secretario de Comercio Interior Guillermo Moreno , quien le dejará su cargo el 2 del mes próximo a Augusto Costa. Anoche, con casi dos horas de retraso respecto de la hora prevista originalmente, juraron en el salón Belgrano del ministerio el propio Costa, López, Emmanuel Agis (Programación Económica), y Federico Thea (Legal y Administrativa). Inamovible se mantuvo el secretario de Hacienda, Juan Carlos Pezoa, que asumió su cargo en 2007, aunque previamente ocupó importantes puestos del Palacio de Hacienda desde la gestión de Domingo Cavallo. Para amenizar la espera de los familiares de los funcionarios -y de los ministros de Planificación, Julio De Vido; Industria, Débora Giorgi (quien pidió asistir), y de Relaciones Exteriores, Héctor Timerman, además del nuevo presidente del Banco Central, Juan Carlos Fábrega, se decidió poner música funcional.

El ministro llegó en helicóptero de la residencia de Olivos, donde se reunió con la Presidenta, y, para distender el ambiente, comenzó con un chiste sobre Agis, nacido en 1981. Costa es el más "veterano" (1974), seguido por López (1977) y Thea (1983). A su lado, estaba Betriz Paglieri, la funcionaria ligada a Moreno que permanecerá como secretaria de Comercio Exterior.

Entre los invitados estaba el jefe de la CNV, Alejandro Vanoli, pero no la jefa del Indec, Ana Edwin, ni Moreno, ni el jefe de la AFIP, Ricardo Echegaray. Kicillof se limitó a agradecer al equipo de Lorenzino, prometió "continuidad" en las políticas y trabajar "en la profundización del modelo, como militantes que somos". Para terminar la noche, pasaron a saludar por la sala de periodistas y terminaron en el Salón de Cuadros con empanadas y vino.

Ya no hubo "escuelita"

Guillermo Moreno estará en funciones hasta el 2 de diciembre, pero todo indica que comenzó a modificar sus rutinas. Por ejemplo, ayer no se hizo el encuentro denominado "la escuelita", que reunía los viernes a representantes de la cadena alimenticia en su oficina de Diagonal Sur para seguir la evolución de los precios.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.