Kirchner: "Acá vino un pingüino a pedir ayuda"

El Presidente viajó a Corrientes para apoyar a Colombi
(0)
27 de septiembre de 2005  

CORRIENTES.- El presidente Néstor Kirchner pidió al electorado argentino que apoye a los candidatos a legislador nacional enrolados en su proyecto político para aumentar el número de diputados afines en el Congreso, un paso que consideró "fundamental en el proceso de transformación que el país lleva adelante". Al mismo tiempo, destacó la quita del 75 por ciento obtenida en la renegociación de la deuda pública y advirtió al Fondo Monetario Internacional que "con la Argentina no se juega".

Kirchner llegó a esta capital para apuntalar al candidato a gobernador radical Arturo Colombi, primo del actual mandatario, Ricardo Colombi, y aliado del justicialismo en un esquema donde los primeros lugares de las candidaturas fueron cedidos a postulantes bendecidos por el Presidente.

Para ellos reclamó apoyo en los comicios del 23 de octubre con una frase que arrancó risas en el estadio del Club de Regatas, donde tuvo lugar el acto: "Cuando vayan a las urnas acuérdense de que acá vino un pingüino a pedir que lo ayuden".

El Presidente habló ante una tribuna multipartidaria donde estaban reflejados todos los signos políticos del Frente de Todos, la alianza local embanderada con la figura de Kirchner que el próximo domingo competirá por la gobernación.

Kirchner dejó a un lado el supuesto objetivo oficial de su visita -anunciar obras- para levantar la imagen de Arturo Colombi, que estaba sentado detrás suyo. Lo hizo con una ocurrencia en el momento en que tenían lugar los saludos protocolares, cuando simuló una equivocación: "Señor gobernador, Ar..., Ar...". Pronunció dos veces la primera sílaba del nombre del postulante para jugar con el mismo apellido del actual mandatario.

Ambos referentes radicales correspondieron al Presidente con gestos de satisfacción que se tradujeron más tarde en un abrazo de los referentes oficialistas locales con Kirchner y los ministros que lo acompañaron, el ministro del Interior, Aníbal Fernández, y el de Planificación, Julio De Vido.

Pero no todo fueron muestras de afecto. En el parque Mitre, muy cerca del club donde se realizó el acto, justicialistas disidentes que apoyan al candidato Carlos Rubín (PJ) montaron una carpa para recordarle al Presidente que no todo el peronismo está agrupado en la alianza encabezada por el radicalismo. Además, trascendió que en Paso de la Patria -a 30 kilómetros- había hecho base el ex presidente Eduardo Duhalde para analizar con Rubín las posibilidades de doblegar a los oficialistas en segunda vuelta.

Los docentes estatales, en tanto, lo recibieron con un paro de 48 horas en reclamo de 15 millones de pesos que el Presidente había prometido hace 13 meses, durante su anterior visita a Corrientes.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?