Kirchner apunta a la política exterior

Evaluó con el Presidente la posibilidad de verse con Lula da Silva, en Brasil, y con Lagos, en Chile Analizaron cómo seguirán la campaña proselitista En el encuentro consultaron algunas encuestas, que dan ganador al gobernador santacruceño por 60 a 30 por ciento
Mariano Obarrio
(0)
3 de mayo de 2003  

El jefe del Estado, Eduardo Duhalde, y su candidato presidencial, Néstor Kirchner, acordaron ayer que, como parte del resto de la campaña proselitista para el ballottage convocado para el 18 del actual, el gobernador de Santa Cruz podría viajar a Chile y a Brasil para reunirse con los presidentes de esos países, Ricardo Lagos y Luiz Inacio Lula da Silva, respectivamente.

La idea central de Kirchner para el resto de la campaña consiste en actuar como si ya fuera presidente, aunque sin sobreactuar ni dar una imagen de triunfalista.

El gobernador de Santa Cruz y el Presidente se encontraron ayer en la residencia oficial de Olivos por primera vez luego de las elecciones del domingo último.

En un clima ameno y familiar, almorzaron junto a sus esposas, la senadora nacional Cristina Kirchner y la primera dama, Hilda González de Duhalde, respectivamente.

La tranquilidad oficial responde a que Kirchner ingresó en la segunda vuelta electoral en los comicios con el 22% de los votos, apenas por debajo de su competidor Carlos Menem, que obtuvo el 24,3% de los sufragios. El ex presidente registra un rechazo más alto en el electorado que Kirchner.

Las encuestas que analizaron durante el encuentro en Olivos daban ganador el 18 del actual al gobernador santacruceño por 60% a 30% de los votos.

En el entorno de Kirchner confiaban ayer en que el candidato del Frente para la Victoria recibirá el apoyo del presidente brasileño, Lula da Silva, en un eventual encuentro entre ambos en Brasilia.

Sin embargo, el equipo del gobernador y el Gobierno querían sondear previamente al gobierno de Brasil.

Es sabida la preferencia que existe en algunos funcionarios del gobierno brasileño en favor de Kirchner, especialmente porque Lula siempre manifestó una feroz crítica hacia el ex presidente Menem.

Inquietud por Santa Fe

Durante el encuentro en Olivos, Kirchner y Duhalde también recibieron información acerca de las inundaciones que afectan a la provincia de Santa Fe, donde, como consecuencia de los desbordes del río Salado, hasta anoche se habían registrado 17 muertos, 29.000 evacuados y 90.000 autoevacuados. En total, unos 130.000 afectados de manera directa o indirecta por el fenómeno climático.

El almuerzo se realizó en el chalet presidencial de la residencia de Olivos y duró aproximadamente dos horas. Hubo entrada de fiambres, salmón, lomo con papas y vino tinto.

Los cuatro comensales ratificaron la inconveniencia de aceptar un debate público entre Menem y Kirchner y entre sus respectivos ministros de Economía designados, Carlos Melconian y Roberto Lavagna.

Convinieron en que Kirchner hará una campaña sin asumir riesgos y dejará que éstos corran por cuenta del ex presidente.

"Debate el que pierde", comentó irónicamente y divertido el gobernador de Santa Cruz, parafraseando a Menem en sus mejores épocas.

Entre otras cosas hicieron la sintonía fina de lo que será una campaña de propuestas, sin entrar en colisión con su adversario y en la que Kirchner intentará exhibir una imagen sobria, con un discurso amplio.

Tampoco habrá actos públicos masivos, aunque sí se anunciará un plan de obras públicas para el que Kirchner y Lavagna procuran financiamiento.

En principio, ese plan estaría inspirado por la Cámara Argentina de la Construcción (CAC) y las partidas económicas provendrían de los fondos fiduciarios de la vivienda (Fonavi), del gasoil y de partidas de préstamos de organismos internacionales de crédito.

En rigor, ese plan junto con un eventual aumento de salarios serán herramientas para amortiguar el efecto de otras medidas más duras.

Lavagna sabe que la negociación del acuerdo definitivo con el Fondo Monetario Internacional (FMI) exigirá tomar otros compromisos locales en materia de ajuste fiscal, aumento de tarifas públicas, compensación al sistema financiero y reforma bancaria, entre otras cuestiones por considerar.

Reforma tributaria

Kirchner y Duhalde conversaron también sobre la futura reforma tributaria, que aún no está diseñada y de la que sólo se sabe que tenderá a crear un "sistema progresivo, con equidad y con simplificación de impuestos".

El Presidente y el candidato repasaron también los diversos apoyos que recogió la fórmula oficialista Kirchner-Daniel Scioli con miras al ballottage, lo que dio paso a abordar la necesidad de un "compromiso de gobernabilidad" en el Congreso para una eventual gestión del gobernador.

Sobre ese punto, el secretario de Turismo y Deportes y compañero de fórmula de Kirchner comenzó a moverse por su cuenta en el Parlamento.

El candidato a vicepresidente habló con diputados de todos los sectores, con quienes conserva buenas relaciones. El ex motonauta también se encontró en estas horas con sindicalistas, empresarios y hombres de finanzas.

"Hay que conectar a todos los sectores, el trabajo, la producción y el crédito, para poder darle impulso a la reactivación que ya se vislumbra", explicó a LA NACION un allegado a Scioli.

El candidato a vicepresidente trabaja también con Lavagna sobre los proyectos de ley que deberá impulsar en el Congreso.

Entre los más prioritarios, según Kirchner, figurarán la nueva ley de entidades financieras, para facilitar las condiciones de otorgamiento de crédito, la coparticipación federal, cuya redefinición acordada por la reforma constitucional de 1994 aún no fue debatida en el Congreso, y la nueva reforma impositiva.

La campaña proselitista, en verdad, estará dedicada a delinear la agenda de un eventual gobierno de Kirchner.

Aval de Busti

  • El plenario del PJ de Entre Ríos, que comanda el senador nacional Jorge Busti, se pronunció por unanimidad en favor de la candidatura de Néstor Kirchner para el ballottage. Busti obtuvo un compromiso del gobernador de Santa Cruz de asistencia financiera para su provincia en caso de que Kirchner llegue a la presidencia y él sea gobernador a partir de diciembre próximo.
  • Contactos externos

    Lula da Silva (Brasil)

  • Néstor Kirchner tendría prácticamente confirmada una entrevista con el presidente de Brasil la semana próxima.
  • Aunque el mandatario dijo que sea quien sea el próximo presidente argentino estará aquí el 25 del actual para la asunción, durante la campaña electoral que lo llevó al Palacio de Planalto dirigió duros conceptos hacia Carlos Menem.
  • "Sólo en los últimos años en América latina cuatro gobernantes, (Fernando) Collor en Brasil, (Alberto) Fujimori en Perú, Menem en la Argentina y (Carlos) Salinas en México salieron por haber practicado robos en sus países, y eso no puede seguir ocurriendo", sostuvo.
  • Ricardo Lagos (Chile)

  • En la agenda del gobernador de Santa Cruz para antes de la segunda vuelta figuraría también una visita a Chile.
  • Si bien integrantes del equipo de política exterior del rival de Menem dijeron ayer que aún no hay nada confirmado, trascendió que se están llevando adelante conversaciones con los colaboradores del mandatario socialista.
  • La inclusión de Chile en la miniagenda internacional de Kirchner apunta a dar señales claras respecto de cuáles serán las prioridades de la política exterior del santacruceño.
  • ADEMÁS

    MÁS LEÍDAS DE Politica

    Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

    Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.