El escenario. Kirchner, el gran bocado de Moyano