El laberinto político. Kirchner, ¿el único en la gatera?