Opinión. Kirchner, en una nueva demostración de poder