Kirchner: "Es un gabinete de acción"

Sostuvo que eligió a sus colaboradores por su coherencia en la visión sobre cómo debe ser el Estado y no "por sus orígenes" Quiere reprogramar la deuda externa con "varias décadas" de plazo Revisará las tarifas de servicios públicos Discutió con Lavagna la división de Economía
Gustavo Ybarra
(0)
21 de mayo de 2003  

RIO GALLEGOS.- "Es un gabinete de punta de lanza, de realizaciones y de acción, absolutamente decidido a cambiar la Argentina." Así, con esa pasión y entusiasmo, Néstor Kirchner calificó al grupo de hombres y mujeres que lo acompañarán en la primera línea de su gobierno a partir del próximo domingo.

Lo hizo en un reportaje que concedió a LA NACION en su residencia de esta capital provincial, en el que trazó los primeros lineamientos de su gobierno y adelantó que, en materia de deuda externa, su idea es conseguir una reprogramación "de varias décadas" para que el país pueda cumplir con sus obligaciones.

Además, prometió echar a los funcionarios que sean acusados de corrupción porque, además de la acción de la Justicia, "está la capacidad de respuesta" del gobierno.

-¿Armó su gabinete pensando en mantener un equilibrio político entre sus hombres más cercanos y el duhaldismo?

-No, nunca, bajo ningún aspecto. Se trata de gente coherente, homogénea, joven, con un claro pensamiento del Estado que queremos, del país que deseamos. No pensamos en sus orígenes.

-¿No hubo ningún tipo de consulta con Duhalde, entonces?

-No hubo consultas previas, ni hubo acuerdo.

-¿Cuándo se va a conocer la segunda línea del gobierno? Me refiero a secretarios de Estado.

-En las próximas horas vamos a anunciar a los técnicos. Todo en su medida y armoniosamente, como dijo Perón.

-El Ministerio de Economía pierde el manejo de las obras públicas. ¿No es una pérdida de poder para Roberto Lavagna?

-Con Lavagna, como con todos los ministros, siempre trabajamos en conjunto, en equipo. Recuerden que el martes de la semana pasada, antes de venirme para Santa Cruz, me reuní con Lavagna y estuvimos trabajando en estos temas.

-¿El nuevo ministerio va a manejar los entes reguladores o quedarán en Economía?

-Van a estar los servicios también en ese ministerio.

-En el tema tarifas, ¿cree que el Poder Ejecutivo debe recuperar la facultad de aumentarlas?

-Es importante poder rever ese tema porque facilitaría la resolución de estos problemas; más cuando la economía no se mueve con el corset con que se movía anteriormente.

-¿Las tarifas de los servicios públicos requieren ajustes?

-Hay que estudiar su rentabilidad en los 90, cuando tuvieron tarifas a valor dólar, el cumplimiento de los contratos y la pérdida que les generó la devaluación y la pesificación, para buscar una ecuación que permita tener tarifas con racionalidad y equilibrio.

-¿Si se decide recomponer tarifas, también habrá recomposición salarial?

-Oportunamente, paulatinamente, porque lo quiero decir de una forma muy seria. Acá se ha bastardeado ese tema en campañas electorales. Hay que trabajar en forma conjunta para combatir la exclusión de la Argentina productiva y recuperar el movimiento ascendente de la clase media y trabajadora. Algunos gestos del Gobierno ya hubo. Además, para completar el proceso de reactivación tiene que mejorar la capacidad de consumo.

-¿Coincide con el esquema de aumentos salariales que aplicó Eduardo Duhalde?

-Me parece que, como gesto, es bueno. Es una forma de salir de la magnitud de la crisis.

-¿Se puede esperar de usted el mismo gradualismo?

-Es un camino por estudiar. Tenemos en claro la situación global de la sociedad. Les pido que en esto seamos serios, porque no quiero ser un vendedor de ilusiones.

-¿Cuál va a ser su política en relación con la negociación de la deuda externa?

-Ya le dije a Lavagna que se pusiera a trabajar en la reprogramación. Si se logra una quita de deuda y de intereses y una reprogramación, pero no como la del Brady, a ocho años, sino una de varias décadas, que permita volver viable el nivel de funcionamiento de la Argentina, haremos una reprogramación factible con el mundo. De no ser así, sería buscar salidas incumplibles que a la Argentina la dejan malparada frente al mundo.

-¿Cómo se imagina esa discusión?

-Vamos a discutir fuertemente para defender los intereses de los argentinos.

-Recuerde que hay un vencimiento en septiembre...

-No hay por qué angustiarse por los vencimientos. Si uno mira la cantidad de problemas que tiene el país, no puede sostener tanto sobrepeso, pero es la Argentina que tenemos y que nos toca gobernar. La gente quiere que gobernemos y no que le volquemos las angustias a la gente.

-¿Se utilizarán reservas para pagar la deuda?

-Hay que combinar la viabilidad del país con la de la integración nacional. ¿De qué nos sirve priorizar la deuda externa si tenemos un país que se nos destroza en las manos?

-¿Se piensa en un nuevo acuerdo de corto plazo para prorrogar vencimientos?

-No puedo definirlo ahora. La Argentina ya demostró que puede vivir sin el acuerdo, aunque sin pagar la deuda tampoco, pero pudo vivir. La debieron entender y la pudieron comprender.

-¿Cuál será su política en materia de corrupción?

-La aplicación estricta de la ley. Si hay un funcionario corrupto hay que denunciarlo y echarlo rápidamente. En estos temas no puede haber dudas.

-¿Seguirán los planes sociales?

-Los vamos a mantener y a tratar de perfeccionar con capacitación. Si en esta primera etapa hay que ampliarlos, lo haremos.

-¿Mantiene su idea de denunciar públicamente presiones económicas o políticas a su gobierno?

-El día que me vea sujeto a una situación de ese tipo lo voy a denunciar. Todo el mundo tiene que saber que cualquiera puede charlar con grupos económicos, pero si alguien se desvía, haremos las cosas como corresponde.

-¿Cómo va a combatir la evasión fiscal?

-Con los tribunales tributarios, pero no funcionan como deben porque acá va preso un ladrón de gallinas y los grandes evasores, no. Hay que incrementar controles, recaudar y no perdonar, y evitar cualquier mecanismo ilegal.

IVA y jubilaciones

RIO GALLEGOS (De un enviado especial).- ¿Podría bajar impuestos al consumo, como el IVA, para incentivar la recaudación?

-Sí, es una salida posible, pero cada punto de IVA son 1100 millones de pesos de déficit. Hay provincias que trabajaron bien en esto, yo lo hice en Santa Cruz, pero siempre lo fui midiendo con la recaudación. En otros casos, acelerar la baja de impuestos no hace más que generar déficit. Eso ocurrió con la baja de aportes patronales de Cavallo (Domingo). Fue un error porque afectó la pirámide laboral.

-¿Cómo se puede cubrir el déficit previsional?

-No es un tema fácil porque hay que ver toda la situación de las AFJP. Está trabajando Lavagna con ese tema.

-¿Se podría habilitar el regreso al Estado de los afiliados a las AFJP, o el pase entre los sistemas?

-Puede funcionar, millones de argentinos están aportando y hay que ver cómo se direccionaron los fondos. Estamos trabajando el tema para resolverlo definitivamente. Es algo de lo que no quiero hablar hasta tener novedades.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.