El escenario. Kirchner-Macri, una alianza en torno del juego