Kirchner no descarta la idea de avanzar con los juicios a la Corte

Quiere un Poder Judicial independiente; para ello, usaría las vías constitucionales
Gustavo Ybarra
(0)
7 de mayo de 2003  

El candidato del Frente para la Victoria, Néstor Kirchner, ayer descartó de plano la posibilidad de querer "barrer" con la Corte Suprema de Justicia, como dijo su rival para el ballottage, Carlos Menem. Por el contrario, planteó la necesidad de mantener un Poder Judicial independiente del Poder Ejecutivo.

Para alcanzar este objetivo ma- yúsculo de su eventual gobierno dijo que tendrá todos los métodos constitucionales a su alcance. De esta manera, no descartó la posibilidad de continuar con eventuales procesamientos de juicio político a algunos miembros de la Corte Suprema, que comenzaron a gestionarse en la Cámara de Diputados.

Kirchner salió a responder los ataques de Menem, y lo acusó de tener actitudes de "fundamentalismo mesiánico".

Respondió de esta manera a las acusaciones que contra él había lanzado anteayer el ex presidente al denunciar la existencia de un supuesto pacto con la diputada y ex candidata presidencial de ARI, Elisa Carrió, para "barrer" con la Corte Suprema de Justicia y declarar la inconstitucionalidad de las leyes de punto final y de obediencia debida.

"Los menemistas dicen: "O ganamos nosotros o no gana nadie, y si ganamos nosotros, el país es propiedad nuestra", en una actitud de fundamentalismo mesiánico", replicó Kirchner, quien consideró esa conducta como parte de "una cultura muy fuerte de la gente que gobernó en la década del 90".

En cuanto a cuál será su política ante la Corte Suprema de Justicia, Kirchner dijo que en caso de acceder al poder impulsará la independencia del Poder Judicial.

Y explicó que para alcanzar ese objetivo tiene "todos los métodos institucionales y constitucionales que corresponden" a su alcance.

De esta manera, Kirchner evitó pronunciarse sobre si continuará con su política contraria al mantenimiento de la actual composición del máximo tribunal de Justicia, al que considera integrado en su mayoría por hombres adictos al menemismo.

Sin embargo, entre los mecanismos constitucionales previstos para depurar la Justicia figura el juicio político a los miembros de la Corte.

De hecho, uno de los protagonistas del fallido intento de remoción de los nueve miembros del máximo tribunal realizado el año pasado fue el diputado Sergio Acevedo (PJ-Santa Cruz), titular de la Comisión de Juicio Político de la Cámara baja y hombre de confianza del gobernador patagónico.

En ese sentido, fuentes parlamentarias confiaron a LA NACION que Kirchner mantuvo anteanoche un contacto con un grupo de diputados, encabezados por Acevedo, que lo consultaron para saber cuál será la política por seguir con la Corte ante la polémica instalada por las acusaciones de Menem.

Adelante

"Sigan para adelante con lo que están haciendo, no hay que detener ningún mecanismo constitucional", fue la respuesta del candidato, lo que fue leído por los legisladores como una luz verde para continuar con el proceso que en este momento se sustancia contra el juez Carlos Fayt (de lo que se informa por separado).

En cuanto al supuesto pacto para declarar la inconstitucionalidad de las leyes de punto final y de obediencia debida, el gobernador de Santa Cruz dijo que en caso de llegar a la presidencia se manejará "con respeto absoluto a la pirámide y el ordenamiento jurídico argentino".

Aunque también recordó que siempre tuvo "una posición absolutamente clara en todos los temas que tenían que ver con la impunidad".

"Si me toca y el pueblo me da la iniciativa de hacerlo, me voy a mover sobre todo lo que significa el respeto absoluto a la pirámide y el ordenamiento jurídico argentino", agregó.

Por otra parte, Kirchner también respondió en declaraciones radiales a la acusación de Menem sobre su pasado como integrante del Movimiento Peronista Montoneros.

El gobernador de Santa Cruz reconoció que en los años 70 militó en la denominada "Tendencia Revolucionaria", ala izquierda del peronismo, de lo que dijo no estar arrepentido sino que, por el contrario, aseguró estar "orgulloso de su pasado".

En cambio, Kirchner recordó que Menem "indultó a los jefes montoneros contra la voluntad de la mayoría de los argentinos, entre los que me incluyo". Para el gobernador, las acusaciones de Menem evidencian "una actitud casi de tinieblas total", especialmente las referidas a su idea sobre la Corte.

Además, calificó como "chicanas de segundo nivel" que, como también le reprochó Menem, el domingo 18 ganaría la presidencia con los votos que le aporte el presidente Eduardo Duhalde.

En directa alusión al spot televisivo de Menem donde lo acusa de ser "el De la Rúa (Fernando) de Duhalde", Kirchner lamentó que "por un momento desafortunado en la historia argentina, por una gestión que no estuvo acorde a lo que esperaban todos, que pasó lamentablemente cuando mucha gente tenía esperanza de cambio con el gobierno de la Alianza, se lo esté utilizando así, electoralmente".

"Si me toca a mí asumir la responsabilidad de conducir este país, me siento con la absoluta responsabilidad, capacidad de decisión y coraje para devolverle a los argentinos la confianza que me otorguen", replicó Kirchner.

Nuevos apoyos

  • Néstor Kirchner sigue recibiendo el apoyo a su candidatura de dirigentes políticos, de cara al ballottage del 18. Ayer, por la Casa de la Provincia de Santa Cruz pasó un grupo de intendentes radicales y referentes peronistas y vecinalistas de la provincia de Córdoba que en los comicios del 27 del mes pasado votaron por Ricardo López Murphy. Por la tarde, fue el turno del gobernador de San Juan, Waldino Acosta, quien aclaró que avalaba a Kirchner a título personal, ya que el partido Bloquista al que pertenece todavía no se pronunció.
  • ADEMÁS

    MÁS LEÍDAS DE Politica

    Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

    Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.