El verano político: entre los compromisos oficiales y las ganas de descansar. Kirchner no le da vacaciones a su gabinete