La estrategia del ex presidente. Kirchner no llegó a Diputados, pero ya provoca tensiones