Kirchner polemizó con los piqueteros

Criticó al sector que está "politizado"
(0)
16 de mayo de 2003  

Incluso antes de acceder a la Casa Rosada, el presidente electo Néstor Kirchner tuvo ayer su primera disputa con las agrupaciones piqueteras.

Los principales dirigentes de las organizaciones de desocupados respondieron con dureza las críticas que Kirchner les dedicó en el programa de Mirtha Legrand, donde afirmó que "alguna dirigencia piquetera está ligada a un partido determinado que utiliza la angustia de millones de argentinos por la desocupación".

Mientras el gobernador santacruceño hacía las primeras definiciones respecto de la relación con los piqueteros en su futuro gobierno nacional, manifestantes de agrupaciones de desocupados cortaban puentes y autopistas en la Capital, el conurbano bonaerense y la ciudad de La Plata, en reclamo de planes laborales.

Enterados de las declaraciones del presidente electo, los piqueteros apuraron una respuesta. Néstor Pitrola, referente del Polo Obrero, dijo que "si hay alguien que se ha basado en los aparatos de los punteros es Kirchner, porque sus votos fueron tejidos aparato por aparato, empezando por la provincia de Buenos Aires".

Pitrola adelantó, además, que el Bloque Piquetero Nacional solicitará el martes 27 una entrevista con Kirchner para conocer sus planes en materia de política social.

Durante el envío televisivo, Kirchner también adelantó que va directamente a "tratar con la gente" de esos movimientos y concedió que los piqueteros son "una fotografía de la Argentina".

Consideró asimismo que "no hay que enfrentar a argentinos con argentinos" y que hay "que tomar" la situación "con clara realidad".

Por su parte, el referente de la Corriente Clasista y Combativa (CCC), Juan Carlos Alderete, advirtió que Kirchner "es cómplice de las políticas que se instrumentaron" en la Argentina, y leyó sus declaraciones como un "exabrupto del que va a ser el presidente de los argentinos".

Desde el Movimiento Barrios de Pie, Jorge Ceballos manifestó que "el de Kirchner es un gobierno que representa al 22% de los que votaron, el 16% del padrón, con el agravante de que no todos los votos son propios porque muchos lo votaron para que no gane Menem".

"En ese marco, tiene que pensar que si se quiere fortalecerse tiene que cumplir dándole respuesta a los sectores populares", afirmó Ceballos.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.