Kirchner reconoció el valor del apoyo de Duhalde

El presidente electo admitió que si se quedaba solo "iba a ser un candidato con el 12 o el 14 por ciento de los votos como máximo" en las elecciones del último 27 de abril
(0)
18 de mayo de 2003  • 16:12

EL CALAFATE, Santa Cruz .- El presidente electo, Néstor Kirchner, desmintió esta tarde las versiones acerca de que tiene ministerios de su futuro gabinete reservados para figuras extrapartidarias, y reconoció, por otra parte, que sin el apoyo del duhaldismo habría sacado en las elecciones "el 12 o 14 por ciento" de los votos "como máximo".

El electo jefe del Estado aseguró, no obstante, que si hoy se hubiera realizado el ballottage, que quedó sin efecto tras la renuncia a competir de Carlos Menem, habría sacado un "setenta y pico por ciento de los votos", tras lo cual volvió a atacar a su resignado rival.

"Lo único que hicieron fue impedir que la gente llegue a las urnas. La actitud del menemismo de no presentarse a votar es un claro intento de desestabilización institucional", remató Kirchner, en diálogo con Radio La Red.

Al ser consultado sobre el armado de su gabinete que anunciará en Buenos Aires la próxima semana, Kirchner advirtió que "acá hay muchos que se promocionan solos" y agregó: "Tampoco es cierto que yo tenga una cantidad de carteras para extrapartidarios".

Tras descartar por "absurdo" los rumores que apuntaban a que él asumiría con un gabinete que luego cambiaría en diciembre, negó que fuera un hombre políticamente débil: "Quienes dicen eso no me conocen en lo más mínimo".

"No llegué montado en una ola de exitismo sino que lo que hice fue una arquitectura para construir un proyecto. Si me quedaba solo -admitió-, iba a ser un candidato con el 12 o el 14 por ciento como máximo".

Al hacer alusión a las corporaciones el presidente electo dijo: "si se ponen a trabajar para la construcción de un país, me parece bárbaro".

Aclaró, no obstante, que "si lo único que les interesa es la especulación financiera e individual, evidentemente no están entendiendo a la Argentina que viene".

"Las corporaciones tienen que hacer un esfuerzo muy grande para servir a la Argentina", puntualizó Kichner, desde su residencia de El Calafate.

Ante la pregunta sobre que "para muchos" el peronismo es una "organización nefasta", el mandatario santacruceño concedió que "en algunos casos ha sido nefasta, pero en muchos casos no".

"Cuando el peronismo bonaerense participa de una elección y la gana, se dice que gana el aparato y cuando pierde, que gana la democracia. A veces demonizamos cosas que no son así", indicó.

Afirmó, finalmente, que los habitantes patagónicos se sienten "muy lejos" del resto del país, y ensayó una metáfora: "Cuando uno mira a la Patagonia se refleja la Argentina: está todo, pero está todo por hacer".

"Se terminaron cien años de soledad", concluyó.

La lucha contra la evasión

Según una entrevista que publica hoy el diario "El Mundo", de España, Néstor Kirchner, piensa crear tribunales tributarios contra los evasores.

"Tenemos en mente la creación de tribunales tributarios que persigan y juzguen a los evasores. Desde ahora, el que no pague ira a la cárcel", dijo Kirchner.

El presidente electo argentino insistió además en su intención de realizar una "profunda reforma tributaria. Revisaremos algunas exenciones tributarias y reduciremos, paulatinamente, los impuestos al consumo", y "la construcción de tres millones de viviendas".

En cuanto a la negociación con el FMI, Kirchner declaró: "debemos regirnos por principios duros de negociación, mostrando que en los primeros anos, nuestra economía tiene pocas o nulas posibilidades de pagar los montos perseguidos por el FMI".

"La negociación (...) debe conseguir un periodo de gracia que facilite la recuperación de la economía interna, amplíe sus posibilidades de pago y restablezca los marcos de expansión propios de una etapa de crecimiento, con inclusión social", dijo

Fuente : DyN y ANSA

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.