Mañana sesiona el Senado. Kirchner reforzó los ataques al campo en su última apuesta antes del debate