Kirchner ya se mueve como si fuera presidente

Visitará a Lula y a Lagos; termina un plan de gobierno
(0)
5 de mayo de 2003  

Néstor Kirchner terminó de diseñar ayer con sus asesores una agenda para los próximos días que parece más la de un presidente electo que la de un candidato en campaña para llegar al poder.

La tranquilidad que le aportó el resultado de la primera vuelta electoral y el panorama alentador que le brindan las encuestas para el ballottage convencieron al gobernador de Santa Cruz de la necesidad de centrarse en las cuestiones de Estado que, si se cumplen los pronósticos, lo absorberán a partir del domingo 25.

Una minigira que le permitirá conocer a los presidentes de Brasil y de Chile y la culminación del plan integral del gobierno que pretende aplicar si vence a Carlos Menem ocuparán sus horas a partir de hoy.

Además, pondrá fecha a una larga lista de reuniones con cámaras empresariales para los días previos a la segunda vuelta electoral.

Desde esta semana, el ministro de Economía, Roberto Lavagna, estará al lado de Kirchner en los momentos cruciales. Junto con el jefe de campaña, Alberto Fernández, formarán la comitiva que irá pasado mañana a Brasilia para la primera prueba pesada en política internacional que afrontará el candidato que apoya el presidente Eduardo Duhalde.

Esa noche, Lavagna tiene previsto comer con el canciller y el ministro de Hacienda brasileños, Celso Amorim y Antonio Palocci, respectivamente. Les adelantará los lineamientos principales del programa económico que piensa aplicar si continúa su gestión, en un eventual gobierno de Kirchner.

A la mañana siguiente, el presidente Luiz Inacio Lula Da Silva recibirá a solas a Kirchner en el Palacio del Planalto, sede del Poder Ejecutivo brasileño, según confirmaron ayer fuentes del comando de campaña del candidato santacruceño.

La embajada argentina en Brasil tramita la posibilidad de continuar esa reunión con un almuerzo entre Lula, su gabinete y la comitiva de Kirchner.

El vicecanciller Martín Redrado colaboró con Fernández en el armado de la agenda internacional del candidato, que considera decisiva para la suerte de su eventual gobierno la alianza estratégica con Lula.

"Nos interesa no sólo la integración económica, sino la unidad política en América latina. Un paso en ese sentido fue la adopción de una estrategia común a la hora de votar sobre los derechos humanos en Cuba", explicó a LA NACION uno de los principales asesores del gobernador santacruceño.

El gesto de Lula, que se leerá como un apoyo explícito a Kirchner en detrimento de Menem, se hará efectivo dos días después de que la Argentina y Brasil inicien una negociación histórica en materia cambiaria, tendiente a crear una banda de flotación común respecto del dólar.

Sin hacer escala en Buenos Aires, Kirchner y sus colaboradores volarán desde Brasilia hasta Santiago, Chile. Pasará allí la noche del jueves y el viernes tendrá un encuentro reservado con el presidente Ricardo Lagos.

"Vamos a transmitir la intención de que Chile aumente su integración al Mercosur", agregaron las fuentes.

Además, el candidato buscará despejar cualquier duda sobre su posición respecto de antiguos problemas limítrofes entre los dos países.

La oposición que encabezó Kirchner al tratado sobre los hielos continentales firmado durante el segundo gobierno de Menem no motivará intentos por cambiar los límites vigentes, explicará si surgiera el tema.

Un nuevo estilo

La actividad de las próximas semanas empezó a definirse el viernes en una cena entre Kirchner; su mujer, Cristina Fernández; el jefe de campaña, y el compañero de fórmula, Daniel Scioli. Estos tres últimos volvieron a encontrarse ayer, mientras el candidato descansó en su casa y vio por televisión la derrota de su adorado Racing Club ante Lanús.

Ya desde que se conoció el resultado de la primera vuelta Kirchner se esforzó por transmitir una imagen de aplomo y serenidad, diferente de la de su febril campaña anterior. Aun así, sabe que no puede exagerar: subestimar al rival puede ser un error serio.

"En esta segunda etapa, la idea es dejar de lado las actividades típicas de una campaña y dedicarnos a lo institucional, porque la transición será muy corta y no se puede perder tiempo", señaló uno de los integrantes del círculo íntimo kirchnerista.

En ese sentido, se descartó ayer la posibilidad de organizar actos proselitistas tradicionales.

Kirchner lideró más de 200 mitines en un año y considera que eso ya no le aportará más adhesiones en su pelea contra Menem, a quien imagina que vencerá con el voto de los sectores independientes. También descartó iniciar contactos formales con Adolfo Rodríguez Saá para buscar un acuerdo de cúpulas.

La otra apuesta fuerte de sus próximos días es completar el programa integral de gobierno.

La voluntad de Kirchner es dar a conocer la semana próxima una serie de medidas concretas y urgentes que propone para su gestión y presentar los equipos que trabajaron durante todo el proceso electoral, que coordinó el ministro santacruceño Julio De Vido. Sin embargo, no piensa adelantar su eventual gabinete.

Con esas ideas visitará muy probablemente a los ejecutivos de la Asociación de Empresas Argentinas (AEA) y de otras cámaras sectoriales que quieren encontrarse con él antes del domingo 18, cuando se develará su destino.

De viaje

Néstor Kirchner

  • Confiado en el favoritismo que le otorgan las encuestas, el candidato que apoya Duhalde concretará esta semana una gira con el foco puesto en su eventual gestión como presidente.
  • Conocerá a los presidentes de Brasil y de Chile, a quienes suele mencionar como modelos de gestión.
  • El ministro de Economía, Roberto Lavagna, lo acompañará en el viaje, como garante de una "administración previsible".
  • Luiz Inacio Lula Da Silva

  • El presidente de Brasil aceptó recibir el jueves a Kirchner en el Palacio del Planalto, lo que se considera un fuerte gesto de apoyo a su candidatura.
  • Lula imagina que un eventual gobierno de Kirchner tendrá más posibilidades que uno de Carlos Menem de afianzar la integración regional.
  • La visita del candidato se concretará horas después de que la Argentina y Brasil inicien una negociación de política cambiaria para crear una banda de flotación común respecto del dólar.
  • Ricardo Lagos

  • Tras su reunión con Lula, Kirchner partirá para Santiago, Chile. Allí pasará la noche del jueves.
  • El presidente Lagos lo recibirá el viernes próximo a solas en la Palacio de la Moneda y luego se prevé que compartan un almuerzo en la embajada argentina.
  • Kirchner quiere fomentar una mayor participación de Chile con los países del Mercosur. En rigor, el objetivo mayor del candidato presidencial es integrar a Chile al bloque comercial del cono sur.
  • ADEMÁS

    MÁS LEÍDAS DE Politica

    Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

    Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.