La agenda tras el G-20: el Gobierno levanta la guardia y modera el entusiasmo de cara a diciembre

El Gobierno levanta la guardia luego del G20
El Gobierno levanta la guardia luego del G20 Fuente: AFP
Maia Jastreblansky
(0)
2 de diciembre de 2018  • 19:04

La vuelta a la realidad doméstica tras el G-20 no será sencilla para el Gobierno. Si bien Mauricio Macri y los funcionarios más involucrados en el encuentro internacional celebran lo que sucedió en los últimos cuatro días, en Casa Rosada están en guardia por los frentes abiertos hasta fin de año y moderan los gestos victoriosos.

"En términos de imagen Mauricio pudo capitalizar lo bien que salió el G-20 en todos los aspectos, pero dudo que dure mucho. La agenda es muy dinámica y el martes estarán todos en otra cosa", ilustró este domingo a LA NACION uno de los asesores que mantuvo el foco en la agenda local. "Hay que tratar de cerrar el año con menos inflación y sin conflicto social", puntualizó.

Las tensiones de diciembre por la situación económica ya están tocando la puerta de Balcarce 50. Las organizaciones sociales -las mismas que marcharon de forma pacífica en el microcentro de la Ciudad durante las horas de la cumbre y que repelieron a los grupos violentos- advirtieron en las últimas horas que le reclamarán al Gobierno la emergencia alimentaria. Barrios de Pie hizo un relevamiento en sus merenderos y comedores y concluyó que "un 46,7% de niños y niñas tienen malnutrición". Con esa cifra irán a decirle a los funcionarios de Macri que la situación es "dramática".

Los movimientos sociales, además, ya adelantaron que pedirán un bono de fin de año "para afrontar las fiestas". Se espera que reclamen un extra para los beneficiarios de de la Asignación Universal por Hijo (AUH) y una suba del salario social complementario.

Las intenciones de los dirigentes sociales contrastan, desde el vamos, con el diagnóstico que hace el Gobierno. "Estamos en alerta por diciembre y no nos relajamos, pero tampoco vemos un escenario para tomas medidas adicionales", evaluó hoy un funcionario cuando culminó la agenda internacional, tras la visita del presidente de China Xi Jinping a Olivos.

"El gasto social está indexado, no creemos que eso vaya a ser un problema. Los pedidos son parte de la negociación de todos los años. Somos prudentes, pero creemos que lo del gasto social está controlado", le respondió otra fuente oficial a LA NACION ante la consulta por posibles medidas para los sectores más postergados.

"El principal foco es la inflación, que es la que provoca la pérdida del poder adquisitivo real. Necesitamos que baje en noviembre y diciembre para proyectar el año que viene un 25% [de inflación]", analizó un portavoz de la Casa Rosada. Muchos sectores todavía piden reabrir paritarias pese al anuncio del bono. La Unión Obrera Metalúrgica (UOM) convocó a un paro con movilización para pasado mañana para reclamar por la recomposición del salario.

Mensaje

Con este escenario, desde la Casa Rosada buscan no irritar con la algarabía por el desarrollo del G-20. "Todos los líderes mundiales nos dicen que la Argentina está emprendiendo las reformas correctas. Yo sé que hay muchos argentinos que le están poniendo el hombro. Pero no hay otro camino", dijo Macri en el cierre del G-20. Mañana dará otra conferencia de prensa.

"Intentar pensar que las cosas van a cambiar de un día para otro es un pensamiento adolescente. Un pensamiento maduro es que nos ponemos en un muy buen camino y una buena tendencia", dijo esta mañana Hernán Lombardi antes de recibir al mandatario chino.

Uno de los funcionarios encargados de la comunicación del Gobierno hoy evaluaba: "Hace unos días eramos el papelón por el Superclásico y ahora somos los más grandes del mundo por el G-20. No es ni una cosa ni la otra. El G-20 tiene que servir simbólicamente para mostrar lo que podemos hacer los argentinos".

Ayer, en Gobierno no descartaban organizar un gran brindis para festejar el G-20. Pero también buscaban elaborar un informe consolidado para puntualizar los beneficios que la cumbre puede dejarle a la economía doméstica, de forma de exhibir resultados más "terrenales". "El G-20 nos tiene que servir para mostrarles a los argentinos que podemos tener un rol en la agenda internacional y que podemos hacer una inserción inteligente al mundo. Pero no hay que inflarlo demasiado", señalaba un asesor.

"Salió muy bien pero tenemos que ser cautos. Siempre la carroza vuelve a ser zapallo", bromeó ayer un funcionario en diálogo con LA NACION. Para el Gobierno, terminó el G-20 y empezó diciembre.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.