La Alianza apuesta todo a los comicios de la Capital

Para Alvarez, está en juego la consolidación del Gobierno; Alfonsín calificó a la oposición local de antidemocrática.
Para Alvarez, está en juego la consolidación del Gobierno; Alfonsín calificó a la oposición local de antidemocrática.
(0)
28 de marzo de 2000  

El oficialismo comenzó a reconocer públicamente la importancia que les otorga a las elecciones porteñas del 7 de mayo próximo.

"Se está jugando en alguna medida la consolidación del gobierno nacional de los próximos cuatro años", dictaminó el vicepresidente, Carlos Alvarez.

En la misma línea, el ex presidente Raúl Alfonsín exhortó al electorado a "darle importancia a la lucha que viene en la ciudad de Buenos Aires, porque lo nuestro -señaló- no es un tránsito, una transición; es una lucha definitiva y no podemos permitir que triunfen los antidemocráticos".

Ambos dirigentes de la Alianza hablaron en la inauguración de la nueva Casa del Pueblo del Partido Socialista Democrático (PSD). Al acto asistió, también, el titular del PSD, el diputado Alfredo Bravo.

Alvarez manifestó: "Es muy importante que la Alianza y la gente protagonicen una victoria muy contundente el 7 de mayo, porque todos nos damos cuenta de que el neomenemismo está encolumnado con la candidatura de Domingo Cavallo".

Admitió que los comicios metropolitanos serán "un test" para el Gobierno, pero advirtió que la Alianza "va a ganar en primera vuelta".

A su vez, Alfonsín enfatizó: "Debemos tener muy en cuenta que nuestro enemigo no es un partido político, tampoco esta alianza de derecha (por el cavallismo) que se conforma en nuestro país; nuestro enemigo es más fuerte, es el neoliberalismo".

Alfonsín expresó que esa ideología "ha fracasado en el mundo y sin embargo todavía tiene fuerza. Se presentan a elecciones y pretenden que la ciudadanía apoye una política que está negando la realidad de la democracia".

Apoyo desde Corrientes

En tanto, los llamados de atención del gobierno de Fernando de la Rúa no quedaron sólo en palabras.

Martín Hourest, el secretario general de la intervención llevada adelante en la provincia de Corrientes por Ramón Mestre, anunció ayer que dejará su puesto para asumir sus funciones de secretario del radicalismo porteño y conducir las actividades de campaña previas a "una elección sobre la cual está girando el país, como es la que se producirá en la ciudad".

"Se trata de una decisión predeterminada antes de que asumiéramos junto con Mestre, el año último. El ya lo sabía y también estaba al tanto de esto el ministro del Interior, Federico Storani; lo que ocurrió fue que yo no podía dejar de ponerle el cuerpo a esta responsabilidad que me encomendaron desde el gobierno nacional", expresó Hourest.

En Nueva York

Mientras en la Argentina el oficialismo puso todas sus energías en el distrito porteño, Ibarra comenzó ayer muy temprano sus actividades en Nueva York. Su primer punto en la agenda fue una recepción para él y su equipo, que ofreció en la embajada de Israel el cónsul general, Shmuel Sisso.

"El objetivo principal del encuentro fue fomentar el flujo turístico con la comunidad judía, desarrollar un acercamiento cultural y fortalecer las relaciones con esa comunidad", expresó Ibarra a La Nación desde el hotel Salsbury.

"La idea es mostrar que luego de los atentados la ciudad tiene las puertas abiertas hacia la comunidad judía y que el nuevo gobierno asume con ellos un compromiso político y los errores cometidos durante la investigación", continuó el candidato a jefe del gobierno porteño por la Alianza.

Por la tarde, Ibarra se reunió con inversores norteamericanos en el consulado argentino para "hablar sobre la situación económica de la ciudad y para convocarlos a emprendimientos locales".

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.