La Alianza busca ganar la pulseada desde el Congreso