En la Casa Rosada minimizaron el traspié. La Alianza le arrebató San Juan al oficialismo