La apuesta del ex presidente enfrenta a distintas alas del kirchnerismo