El pulso político. La apuesta opositora: impedir las elecciones