La Argentina cosechó apoyos en la causa

La Unctad, el G-77 y Brasil, entre otros, se expresaron a su favor
(0)
26 de junio de 2014  

Aunque poco peso podrían tener sobre la decisión del juez Thomas Griesa de reponer o no la cautelar que suspende la ejecución de la sentencia en contra de la Argentina, el Gobierno cosechó ayer varias manifestaciones de apoyo en la causa de los holdouts entre la comunidad internacional.

Tal vez una de las más relevantes fue la de la Organización de las Naciones Unidas para el Comercio y el Desarrollo (Unctad, por sus siglas en inglés), que, en un documento difundido ayer, advirtió que la decisión de la Corte Suprema de Estados Unidos de no tratar la causa argentina podría tener "profundas consecuencias para el sistema financiero internacional".

"Las resoluciones son una rotunda victoria de los fondos específicos de cobertura" y "abren la puerta a otros fondos buitre y a los inversores de exclusión, que se adelantaron a solicitar el pago total de los bonos argentinos, que se estima en alrededor de US$ 15.000 millones", señaló la Unctad. "Las sentencias podrían abrir puertas a otros casos similares en función de las interpretaciones dadas por los tribunales bajo la ley de Nueva York, la ley británica u otras leyes. Imitadores abundarán", advirtió.

Por su parte, en Nueva York, el presidente del G-77+China, Sacha Llorenti Solís, exhortó a "promover los debates que se celebran en la ONU y otros foros", y repudió la posibilidad de que los fondos buitre "paralicen las reestructuraciones de deuda" al dar apertura de la sesión especial de la ONU en la que deliberó este grupo.

"Jefes de Estado han expresado su preocupación respecto de la actitud de los fondos buitre, que plantean un peligro para todas las reestructuraciones de deuda", sostuvo el funcionario, quien afirmó que esos procesos deben ejecutarse de manera "eficaz, equitativa y tendiente al desarrollo".

El gobierno brasileño también se sumó a la defensa de la posición de la Argentina al criticar la decisión de la justicia norteamericana de obligar al país a pagar hasta el 30 de junio las deudas con los holdouts. "Lo que este caso ilustra es [que se trata de] un comportamiento irresponsable, especulativo y moralmente cuestionable, con impactos tanto económicos como sociales para un país, e impactos destructivos y sistémicos para la arquitectura financiera internacional, por ser perfectamente legal", dijo el embajador brasileño ante la ONU, Antonio Patriota, en declaraciones que reprodujo el diario brasileño Folha de S. Paulo y realizadas durante la reunión del G-77.

En el mismo encuentro, el ministro de Economía, Axel Kicillof, recibió el apoyo explícito de los embajadores de India, Brasil, Paquistán y Egipto, los primeros de una larga fila de oradores que se turnaron al micrófono.

El ministro además recordó que la posición argentina contó en su momento con el apoyo de los gobiernos de Brasil y Francia, "e incluso de los Estados Unidos", además de diversos organismos, como el Mercosur, la Unasur, el Fondo Monetario Internacional (FMI), y de "economistas de renombre", como Ariel Roubini y Joseph Stiglitz, entre otros.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.