El escenario. La Argentina, fuera de la agenda del mundo