La Argentina: ¿un país violento? Un debate a ocho días de las elecciones nacionales

Eduardo Amadeo, Graciela Camaño, Carlos González Guerra, Juan Manuel Abal Medina y Sofía Sagues
Eduardo Amadeo, Graciela Camaño, Carlos González Guerra, Juan Manuel Abal Medina y Sofía Sagues Fuente: LA NACION - Crédito: Domitila Dellacha
Eduardo Amadeo, Graciela Ocaña, Juan Manuel Abal Medina y Sofía Sagués dialogaron en la legislatura porteña sobre Estado y violencia
Domitila Dellacha
(0)
16 de octubre de 2015  • 23:03

¿Vivimos en un país violento? ¿Qué criterios deberían tomarse para determinar y sentenciar a un país de esa manera? A 8 días de las elecciones nacionales que definirán el futuro presidente del país, referentes de distintas fuerzas políticas se reunieron para debatir un tema controversial: Estado y violencia. El Salón San Martín de la Legislatura porteña se vistió esta tarde con las voces de Juan Manuel Abal Medina, Graciela Ocaña, Sofía Sagués y Eduardo Amadeo quienes cruzaron sus posturas y además tocaron temas como el aborto y la legalización de la marihuana.

El moderador del panel, Carlos González Guerra, docente de la Universidad Austral, institución organizadora del encuentro, comenzó por explicar que la jornada se trataría sobre el rol del Estado frente a los problemas de violencia. Eduardo Amadeo fue el primero en tomar la palabra y con sus papeles en mano subió al atril a dar su postura. En su discurso, el referente de Cambiemos destacó a tres personas como referentes de ejemplo y acción: Nelson Mandela, Mahtma Ghandi y Juan Carlos Blumberg. Sin dar lugar al equívoco, Amadeo se mostró firme y se paseó por los ochos puntos que considera necesarios para erradicar la violencia de la sociedad: la concepción política, la ley y su cumplimiento, el sistema de representación, la distribución del ingreso y capacidades, ámbitos de socialización, intervención del Estado, aspectos culturales y lo local.

"El tema empieza desde arriba, igual que cualquier agrupación humana, pero aquí estamos hablando de una sociedad", dijo el candidato a diputado por Cambiemos. Mientras avanzaba, fue muy crítico a la situación actual del país y sentenció que para cambiar "la propuesta es otro Estado."

Educación, la solución de Camaño

En segundo lugar, Graciela Camaño, lejos de querer dar una presentación con diapositivas preparadas como Amadeo, abordó su postura y dijo que existen distintos tipos de violencia: doméstica, cotidiana, política, socio-económica, cultural y delincuencial. Aseguró que "la Argentina es un país violento" y que es "irreal suponer que estigmas sociales como la violencia se erradicarán sin educación".

Quien gobierna tiene la obligación de cumplir las leyes
Graciel Camaño

Camaño acentuó la idea de que para encontrar armonía y equidad "quien gobierna tiene la obligación de cumplir las leyes". Remarcó que las actitudes ejemplificadoras están relacionadas a los actos, a las omisiones y a los mensajes que emana el poder. Fue ése el momento clave en el que la diputada nacional hizo un mea culpa al mencionar que cuando fue convocada para el debate se sorprendió al recordar que le había "pegado un chirlo al maleducado" (refiriéndose al cachetazo que le pegó a Carlos Kunkel en 2010). A continuación, dijo: "Eso está mal. Lo mío no fue ejemplar".

Abal Medina y los números

Una vez finalizado el turno de Camaño, se abrió el micrófono de Juan Manuel Abal Medina. El senador del Frente para la Victoria. Su discurso, corto en comparación al de los primeros, no se trató tanto de presentar propuestas. "Voy a hablar de algunas experiencias que considero absolutamente relevantes y demostrativas de lo que hemos avanzado entre todos estos últimos años", dijo.

"Está bueno que todas las soluciones o proyectos surjan de consensos más allá de los períodos de gobierno, buscando un sentido colectivo", dijo el senador antes de comenzar a nombrar todos los logros: Ley 26.364, Ley 26.061, Decreto 936/2011, Ley 26.485, la línea 144 para brindar asistencia a víctimas, entre otros tantos. Muchas fueron las cifras y los números que se oyeron. Celebró que "hace pocas semanas, el Senado de la Nación aprobó un proyecto" de su autoría que "establece un cuerpo de abogados para víctimas de violencia de género cuya misión es garantizar el acceso a la Justicia de esas víctimas." Y destacó, para referirse a la importancia de la pluralidad: "A este proyecto lo presenté acompañado de una amiga, una colega de la fuerza política de Pro, Gabriela Michetti".

"Estas políticas no son hechos aislados sino que forman parte de la búsqueda de la equidad, que ha sido central durante estos años y que continuará siéndolo si Daniel Scioli se convierte en presidente", prometió Abal Medina.

La cara judicial

La cuarta y última oradora de la tarde, Sofía Sagués, representó la cara judicial del panel, pues se desempeña como prosecretaria en la Corte Suprema de Justicia de la Nación. Se destacó mucho por ello ya que utilizó todos esos conocimientos como recursos para explayarse en su postura. "La violencia como obstáculo al goce y la afectación de los derechos fundamentales", fue una de las tantas definiciones que le dio a la violencia.

La docente de la Universidad Austral repasó casos históricos a nivel mundial en los que el Poder Judicial actuó frente a actos de violencia. En referencia a este país, se refirió a la marcha del 3 de junio, #NiUnaMenos, y aseguró que gracias a esta movilización hoy existe un Registro de Femicidios en la Oficina de la Mujer.

Sagués dijo a la NACION que lo que se procura siempre es "canalizar los intereses sociales" y que "la marcha permite encontrar la tensión social, aquello que la sociedad necesita".

La jornada finalizó con un aplauso generalizo. Los miembros de la Universidad Austral festejaron el ámbito de diálogo y tranquilidad e invitaron a los candidatos a que este tipo de espacios se repita.

ddellacha@lanacion.com.ar

Twitter: @domidellacha

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.