La Argentina y Uruguay buscan abrir una nueva etapa bilateral

Cristina Kirchner y el presidente electo, Mujica, se reunirán mañana en Montevideo
(0)
7 de diciembre de 2009  

Ni la solución mágica ni la continuidad de la política de la indiferencia. Ninguna de esas opciones están en el menú que preparan las diplomacias a ambas orillas del Río de la Plata para el deshielo del vínculo Buenos Aires-Montevideo.

Por el contrario, el objetivo que persiguen Cristina Kirchner y José Mujica con el encuentro que preparan para la noche de mañana en la capital uruguaya es exhibir un gesto político: la intención de los mandatarios es recuperar canales de diálogo institucionales, que hoy están cerrados como consecuencia del diferendo que mantienen ambos países en torno a la instalación de la pastera Botnia en Fray Bentos, sobre el río Uruguay. El propósito es el de inaugurar una nueva etapa en el vínculo, pese a los entredichos aún irresueltos.

Así lo explicaron a LA NACION altas fuentes oficiales involucradas en los preparativos de la cumbre, que se realizará durante la reunión de presidentes del Mercosur, que comienza hoy en Montevideo.

"Kirchner y Mujica aspiran a una fotografía que exhiba sintonía política y voluntad de diálogo, que permita inaugurar una nueva etapa", dijo un encumbrado diplomático argentino, conocedor como pocos del vínculo y del conflicto.

El encuentro, según confiaron las fuentes, incluirá una conversación sobre un detalle no menor: cómo instrumentar de manera articulada, y con el menor costo político interno posible para ambas administraciones, la resolución que surgirá de la Corte de La Haya, donde las dos naciones mantienen una disputa legal por la utilización de los recursos del cauce de agua compartido.

El fallo de la justicia internacional se espera para los primeros días de marzo, en coincidencia con la asunción de Mujica en la presidencia oriental. El mandatario electo tuvo su primer gesto al afirmar públicamente que retomará el diálogo bilateral, pese a que no se hayan depuesto los cortes en el puente binacional General San Martín.

Y la Argentina busca retribuir con una promesa: el fallo se acatará, aun si el resultado es adverso. "¿Significa eso que eventualmente se despejaría el puente con la fuerza pública?", preguntó LA NACION. "Significa que el fallo se acatará", respondió lacónico un alto funcionario oficial.

Las expectativas políticas son austeras, según explicaron las fuentes: se centran en generar el encuentro, y no que de ese encuentro surjan fórmulas que permitan superar el diferendo en un abrir y cerrar de ojos. El propósito es mostrar que hay voluntad de diálogo político para encauzar la relación más allá del fallo.

"Es muy positivo que suceda esto como gesto de diálogo y de exploración. La política de la diplomacia es una suma de pequeños resultados. Los gestos tienen una enorme significación. Y son un resultado en sí mismos. Es el principio de un camino", dijo un hombre de la diplomacia que conduce Jorge Taiana.

La cumbre del Mercosur empieza hoy, con las deliberaciones de los cancilleres y ministros de Economía de la Argentina, Brasil, Uruguay y de Paraguay en el Consejo del Mercado Común (CMC).

Mañana, los presidentes de la Argentina, Cristina Kirchner; Brasil, Luiz Inacio Lula Da Silva; Uruguay, Tabaré Vázquez, y de Paraguay, Fernando Lugo, se reunirán para analizar las rispideces comerciales que signaron el año en el bloque regional. A ellos se sumarán la chilena Michelle Bachelet y el colombiano Alvaro Uribe, ambos confirmados hasta el momento.

El gobierno argentino volverá a insistir, en ese ámbito, en un desconocimiento de las elecciones celebradas en Honduras y el reclamo de restitución del presidente Manuel Zelaya, derrocado por un golpe cívico-militar, según se informó oficialmente.

La cumbre tiene además un aditamento especial: será la última que cuente con la presencia de los mandatarios de Uruguay, Vázquez, y de Chile, Bachelet, que terminarán sus mandatos antes de la próxima cumbre.

La agenda internacional de la presidenta Cristina Kirchner no se termina con su paso por Uruguay. A su regreso de Montevideo, la jefa del Estado recibirá al presidente de Venezuela, Hugo Chávez, que concretará una postergada visita a Buenos Aires como parte del mecanismo de relación bilateral con Caracas.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.