La Armada dedica sólo el 4,5% de su presupuesto a equipos y mantenimiento